Así es la nueva ‘bóveda del fin del mundo’ que conservará datos de todos los campos del saber

Este depósito es el segundo ubicado en una remota isla del Ártico y servirá de archivo de millones de datos se recopilen por todos los países del mundo.

En una remota isla del Ártico noruego se abrió el pasado 27 de marzo una segunda ‘bóveda del fin del mundo’ destinada a conservar los datos recopilados de todo el mundo en forma digital, informa el portal Live Science.

Este nuevo depósito, llamado Arctic World Archive (Archivo Ártico Mundial), fue inaugurado en el mismo lugar que la Bóveda Global de Semillas de Svalbard, que se encuentra bajo una montaña en una de las islas de este archipiéago noruego en el Océano Ártico, situado a un millar de kilómetros del Polo Norte.

LEÉR MÁS  ¿Qué esconde la nueva estrategia de Trump para Afganistán?

La Bóveda Global de Semillas de Svalbard, también conocida como la ‘bóveda del fin del mundo’, fue abierta en 2008 y tiene como objetivo conservar la biodiversidad agrícola del planeta. Aquí, los científicos almacenan semillas congeladas de los cultivos más importantes del mundo con el fin de proteger este material genético de posibles desastres naturales, guerras y otras catástrofes.

LEÉR MÁS  Irán volverá al enriquecimiento "alto" de uranio en cinco días si EE.UU. abandona el acuerdo nuclear

A diferencia de esta, el nuevo Archivo Ártico Mundial está destinado a preservar la información mundial en forma digital. El proyecto, encabezado por la pequeña compañía noruega de tecnología Piql, tiene como fin crear una gigantesca biblioteca que pueda servir tanto a gobiernos e instituciones científicas como a compañías privadas y particulares. La empresa asegura que estos datos podrán sobrevivir hasta 1.000 años.

Curiosamente, el medio que utilizarán para guardar estos datos es analógico: películas fotosensibles. El fundador de Piql, Rune Bjerkestrand, explicó que estos rollos de película son más seguros que el soporte digital, vulnerable a ataques, y dice que así la información quedará guardada como “grabada en la piedra”. Bjerkestrand explicó que en el depósito se conservarán todo tipo de datos, desde observaciones meteorológicas hasta obras de literatura clásica.

LEÉR MÁS  "Donald Trump ya no quiere hacer 'grande de nuevo' a EE.UU."

Archivos Nacionales como los de Brasil y de México ya ha envieado datos para ser guardados en la nueva bóveda, subrayó Bjerkestrand, precisando que se trata de documentos de la historia de estas naciones latinoamericanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here