La muerte de Hugo Chávez sacudió a Venezuela. Su poderío político será muy difícil de suplantar. Incluso dentro de su propia fuerza, construida a partir de su figura y donde escasean herederos que puedan encolumnar detrás de sí a tan variados sectores que la integran.

Antes de partir por última vez a Cuba, en el mes de diciembre, Chávez designó como su sucesor al vicepresidente Nicolás Maduro. Un gesto contundente y difícil de desoír, pero que tampoco ha logrado frenar una feroz interna entre el ex canciller y el presidente de la Asamblea Nacional, el teniente retirado Diosdado Cabello.

La primera muestra de la interna que se viene en el chavismo se dio apenas horas después de la muerte de su líder. El actual canciller Elías Jaua, un hombre de buen vínculo con Maduro, anunció que será el vicepresidente el que tomará posesión del cargo, pese a que el artículo 233 de la Carta Magna establece que ante la ”falta absoluta del presidente electo antes de tomar posesión” el que debe asumir hasta las elecciones es el presidente de la Asamblea Nacional.

En diálogo con LPO, Milos Alcalay, ex vicecanciller y ex embajador venezolano ante la ONU, aseguró que esta maniobra es ”incostitucional”, aunque advirtió que el chavismo buscará ”hacer un traje a su medida” para legitimarla. En ese sentido, opinó que esa distorsionada interpretación de la Constitución ”ya fue admitida a nivel internacional”, dada la falta de cuestionamientos.

LEÉR MÁS  Cayó un meteorito cerca de Detroit y provocó un temblor de 2 grados

”La vía constitucional correcta es que Cabello asuma la presidencia y Maduro renuncie a su cargo para dedicarse a la campaña”, afirmó Alcalay, que sostiene que la continuidad del vice tiene como objetivo que éste tenga todo el poder del Estado para hacer frente a estos 30 días preelectorales.

Pero además, Alcalay recordó que el artículo 229 establece que ”no podrá ser elegido Presidente (…) quien esté de ejercicio del cargo de Vicepresidente Ejecutivo”. Sin embargo, la lectura que realiza el Tribunal Supremo de Justicia lo habilitaría igual.

Para Alcalay, incluso el propio Cabello lo aceptó: ”No dijo nada, no se opuso”. Según el diplomático, esto responde a que entre ellos dos ”hay un pacto para repartirse el poder”. ”Hicieron un pacto en La Habana, aunque no haya nada firmado, hay un acuerdo de hecho” en el que también está incluido el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, y en el que habrían influido Fidel y Raúl Castro.

Ramírez, también presidente de la poderosa PDVSA, ha ganado espacio a partir del factor económico: ”Es quien maneja la caja de dinero. Tiene el poder económico. Dispone los ingresos y los egresos de dinero. También reposan sobre él las misiones”. Las denominadas misiones -programas sociales- fueron un fenomenal instrumento de Chávez para mantener su poder sobre las clases populares.

LEÉR MÁS  Trump designó a un ex juez como embajador en la Argentina

Un futuro plagado de interrogantes

Alcalay asegura que lo que reina en Venezuela, además de la tristeza de los simpatizantes del fallecido presidente, son las dudas. ”Hay muchos interrogantes, mucha incertidumbre”, describió e indicó que esa situación se agravará después del viernes, cuando Chávez sea sepultado, las figuras internacionales se vayan y la campaña se ponga en marcha definitivamente.

El ex vicecanciller cree que Maduro tiene todas las herramientas para continuar en el poder y que el chavismo utilizará la muerte de su líder para fortalecer la imagen de su sucesor. ”Lo grave es que lo utilicen para propagar el odio hacia la oposición y la división entre los venezolanos”, afirmó. Del mismo modo, se buscará sacarle rédito a la visita de los presidentes.

Respecto a la contienda electoral que se aproxima, resaltó el discurso ”respetuoso y constructivo” de Henrique Capriles tras la muerte de Chávez, del mismo modo que lo hizo Maduro hasta ahora. No obstante, ve difícil que esta situación se mantenga en las próximas semanas.

LEÉR MÁS  Rajoy, dispuesto a todo para impedir que Puigdemont sea investido en Cataluña

Pero hay otro grupo de poder que será determinante en ese proceso: los militares. ”Hasta ahora se mantienen leales con lo que se decida. Están alineados con el gobierno. Es una fuerza que ha sido absolutamente ideologizada en estos años”, comentó.

Los militares, que responden políticamente a Cabello, fueron desplegados por Maduro apenas conocido el fallecimiento de Chávez. El ministro de Defensa, Diego Molero, anunció que están ”cohesionados para cumplir la voluntad de nuestro líder Hugo Chávez” y que las FFAA están dispuestas ”a dar el todo por el todo para hacer cumplir la Constitución”.

Según Alcalay, un dato no menor es que el gobierno ”está militarizado”. Recordó que la mitad de los gobernadores son militares, lo mismo que varios alcaldes legisladores y unos dos mil funcionarios en todo el país. ”Son parte de la cúpula del poder”, sostuvo.

No obstante, el diplomático concluyó con una mirada que guarda algo más de preocupación. ”Los militares no son marcianos. Son parte de la sociedad y ven con preocupación que se produzca una fractura social”, manifestó e ilustró con una frase hecha pero acorde a la circunstancia: ”la procesión va por dentro de la fuerza”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here