Aprueban en Alabama la castración química para pedófilos

Los estados de California, Florida, Montana y Louisiana ya contaban con una normativa similar. De qué se trata el proceso.

La gobernadora de Alabama, Kay Ivey, firmó la ley que exige a los delincuentes sexuales un tratamiento de castración química como condición para acceder al beneficio de la libertad condicional.

Esta norma indica que violadores o pederastas cuyas víctimas hayan sido menores de 13 años, y quieran recuperar su libertad una vez cumplida su condena, deberán someterse a un tratamiento de «castración química», tomando una serie de píldoras que bloquean la producción de testosterona y reducen la libido sexual.

El representante republicano Steve Hurst elaboró el proyecto de ley original. Este legislador lleva una década presentando recursos similares en ese estado del sur de los Estados Unidos.

Alabama se suma a los estados de California, Florida, Montana y Louisiana que ya cuentan con una ley de castración química, destacó La Nación.

LEÉR MÁS  Una pareja le amputó el pene y mató a un niño porque querían que fuera nena

Además, Hurts precisó: «Uno de los objetivos es que hagamos un seguimiento y nos aseguremos de qué medicamento funciona para cada individuo».

La norma indica que los agresores sexuales deberán ingerir, un mes antes de recuperar la libertad, píldoras de «acetato de medroxiprogesterona o su equivalente químico que entre otras cosas reduce, inhibe o bloquea la producción de testosterona, hormonas u otros químicos del cuerpo humano».

La persona que quiera recuperar la libertad y se someta a la castración química deberá pagar el tratamiento por sus propios medios, salvo que un tribunal determine que no puede hacerlo. Y si se comprueba que la persona deja de tomar los medicamentos antes de que el tribunal lo determine, deberá volver a la cárcel.

Apenas la gobernadora republicana de Alabama refrendó la ley, se oyeron las primeras objeciones.

El director de la oficina local de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), Randall Marshall, dijo que el tratamiento de castración química rara vez se ha utilizado en otros estados y que «probablemente viola la prohibición de castigos crueles e inusuales».

El Departamento de Salud Pública de Alabama administrará los tratamientos y hará el seguimiento de las personas que se sometan a la castración química.

El autor de la ley sostuvo que los niños que son víctimas de abuso infantil se ven afectados para siempre y que los abusadores deben enfrentar consecuencias de por vida. «¿Hay algo más inhumano que abusar sexualmente de un niño?», se preguntó Hurst.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here