EE.UU. ya no puede considerarse más ”la potencia número uno” y
resolver los problemas internacionales basándose en su
”excepcionalidad”. En medio del conflicto en el que están inmersos
varios países de Oriente Medio, Washington puede asegurarse su seguridad
solamente cooperando con Rusia, sostienen medios norteamericanos.

Los países occidentales muestran una clara reticencia a cooperar con
Rusia en la lucha contra el terrorismo, a pesar de que Moscú es la
figura clave en el ámbito internacional y la solución de los problemas
solo son posibles mediante esfuerzos conjuntos, sugiere la revista ‘The
National Interest’.

”Washington ya no puede tener el control
total sobre el orden mundial. EE.UU. no puede basarse en su anticuada
visión del mundo con su ‘excepcionalismo’. Tampoco la Unión Europea ni
Rusia pueden centrarse solo en proteger su vecindario. La inclusión de
amplias arquitecturas económicas y de seguridad transatlánticas y
transpacíficas serán de vital importancia para el futuro”, sugiere la
publicación.

Además, las tradicionales políticas occidentales
como la promoción de la democracia o la responsabilidad de proteger a
otros están despertando un fuerte rechazo no solo de los regímenes
autoritarios, sino también de muchas democracias que se preocupan por la
constante violación de su soberanía. Es hora de que EE.UU. reconozca
que la resolución de los problemas requiere la movilización de todos los
que pueden aportar algo, agrega.

Según la publicación, el no
poder reconocer la nueva realidad global conducirá a situaciones mucho
más peligrosas. El peor escenario sería el surgimiento de un nuevo mundo
bipolar: EE.UU. y sus aliados europeos y asiáticos por un lado, y Rusia
y China por el otro. ”Washington no será capaz de hacer frente a una
escalada de las tensiones con Moscú y Pekín en un momento en que el
terrorismo está ganando terreno”, advierte ‘The National Interest’.

”La
actual crisis en Oriente Medio ofrece una oportunidad para forjar una
cooperación sin precedentes. A pesar de nuestras diferencias, este puede
ser un buen momento para poner en marcha nuevos modelos de
cooperación”, resume la revista.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here