Al menos 86 muertos tras ataques de ganaderos armados en Nigeria

Fueron asesinados por un grupo de ganaderos armados nómades de una etnia de mayoría musulmana en el centro de Nigeria, región afectada por una ola de violencia entre comunidades, informó hoy la policía.

La violencia estalló en la zona de Barkin Ladi y provocó ataques de represalia en Jos, capital de Plateau, estado donde suele haber conflictos de tinte étnico-religioso entre pastores y granjeros.
El gobernador del estado, Simon Lalong, declaró un toque de queda desde las 18 hasta las 6 de la mañana (14 a 2 en la Argentina) en las zonas afectadas con el fin de imponer el orden, e hizo un llamamiento a la población para mantener la calma.
“Ochenta y seis personas murieron, seis resultaron heridas, 50 casas fueron incendiadas, 15 motocicletas y dos vehículos a motos fueron quemados”, afirmó el portavoz de la Policía de Plateau, Terna Tyopev, en un comunicado publicado por los medios locales que fue recogido por la agencia de noticias EFE.
Los ataques, que empezaron cerca de la medianoche del sábado y se prolongaron hasta esta madrugada, fueron cometidos por grupos de pistoleros con armas sofisticadas, incluidos fusiles de asalto, que invadieron diez localidades, declararon al diario Nigerian Tribune el parlamentario estatal Peter Ibrahim Gyendeng.
“Mi circunscripción estuvo durante toda la noche bajo un fuerte bombardeo de los pastores”, aseveró Gyendeng, al ir más allá que la Policía y asegurar que fallecieron unas “170 personas”.
“Hemos perdido la confianza en los agentes de seguridad”, destacó el parlamentario, al denunciar que en las últimas tres semanas se produjeron ataques mortales sin que las fuerzas de seguridad hayan hecho nada al respecto.
Pam Chollom, un pastor de la Iglesia de Cristo en las Naciones (Cocin, según sus siglas en inglés), culpó de los ataques a pastores armados y dijo que la mayoría de las víctimas regresaban del entierro de un líder de la comunidad.
Los pastores Fulani llevan sus reses por todo el país en busca de pasto para el ganado y a veces destrozan campos de cultivo de granjeros cristianos locales, en peleas constantes en la zona central de Nigeria, en las que han muerto miles de personas en los últimos años.
La lucha por la apropiación de los recursos naturales entre pastores nómadas y granjeros locales es una de las principales causas de la violencia, con la que disputan por el pasto y el agua.
En 2017, los conflictos entre los pastores nómadas y los granjeros locales dejaron al menos 549 muertos y miles de desplazados en la zona, según Amnistía Internacional (AI), que también informó de 168 muertes en enero pasado.
El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, también de la etnia Fulani, recibió presiones para atajar esa violencia en un país cuya seguridad ya sufre el azote del grupo yihadista Boko Haram.

LEÉR MÁS  Peligra el Brexit tras la renuncia de dos ministros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here