De esa manera, cumplirá el pedido de la troika (Banco Central Europeo, Unión Europea y FMI) para reducir en forma drástica el empleo público.

El gobierno griego había concordado con la troika, tras la firma del primer memorándum del 2010, reducir el número de empleados estatales, una categoría que hoy cuenta con 750.000 personas sobre casi 11 millones de griegos, el 6,8% de la población.

El Gobierno griego debía llegar a un acuerdo definitivo sobre el plan de recortes de 13.500 millones requerido por la troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea) a cambio de desbloquear 30.500 millones de financiación ya que entre las exigencias de los acreedores internacionales está una dura reforma laboral que amenaza seriamente los derechos de los trabajadores helenos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here