Abogados de EE.UU. asesoran a empresas involucradas en el “Notebook scandal”

Si es verdad que cada crisis genera una oportunidad, pocos están tan preparados como los abogados para tender los puentes entre los dos extremos.

Así lo entendieron con la necesaria rapidez los profesionales de Clifford Chance LLP, que desde sus oficinas de Washington y Nuevas York ya se presentaron para ofrecer el correspondiente asesoramiento legal a las empresas y ejecutivos involucrados en Argentina con el escándalo de los cuadernos o “Notebook scandal”.

La intervención de un cuerpo de abogados de Estados Unidos ante casos de corrupción ocurridos en otro país apunta a resolverle a las empresas involucradas las eventuales consecuencias civiles y penales, teniendo en cuenta que muchas de esas compañías cotizan en Wall Street o deben presentar periódicamente información ante organismos de control como la Securities and Exchange Commission.

La compañía cuenta con un amplio y calificado equipo de abogados, con vínculos y conocimientos de la realidad política y empresaria de muchos países del continente, pero siempre es necesario uno más. En febrero, seis meses antes de que estallara el escándalo de los cuadernos, Clifford Chance incorporó a su staff al abogado argentino Hugo Triaca, quien no tiene ninguna relación familiar con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

“No me une parentesco alguno, al menos del que yo tenga conocimiento”, informó Hugo Triaca a Nuevas Palabras. Clifford presentó a su incorporación como un especialista “en oferta de acciones, ofertas de deuda de alto rendimiento y grado de inversión, transacciones híbridas de valores, transacción de gestión de pasivos, como ofertas de intercambio y ofertas de deudas, financiamientos de adquisiciones y otras transacciones corporativas”.

“El señor Triaca también asesora a emisores privados extranjeros en relación con el gobierno corporativo, las leyes de valores de los EE. UU. y asuntos corporativos generales”, añadió.

Proveniente de Skadden, Arps, Skate, Meagher & Flom LLP, Triaca decidió sumarse al staff de Clifford Chance porque quería ser parte de una firma “que maneja regularmente transacciones históricas en toda Latinoamérica y está bien posicionada para aprovechar las numerosas oportunidades que le esperan”.

LEÉR MÁS  Chile gasta más USD 900.000 para deportar unos 2.000 inmigrantes

“La experiencia practicando leyes en mi Argentina natal expande aún más nuestras habilidades lingüísticas y culturales y se alinea bien con las prioridades de nuestros equipos de América Latina y de mercados de capitales”, señaló el abogado al portal LexLatin.

Al cobrar estado público el contenido de los cuadernos de Oscar Centeno, las “prioridades” de Clifford Chance pasaron al asesoramiento de las compañías y ejecutivos salpicados en esas revelaciones.

Así lo explicaron en su brief: “Debido al escándalo recientemente conocido y en evolución en Argentina relacionado con a los registros de pagos ilegales mantenidos por un ex conductor de funcionarios del gobierno (el llamado “Escándalo del Cuaderno”), las empresas argentinas que han sido financiadas internacionalmente, o que han actuado como patrocinadores de empresas que han sido financiadas internacionalmente, a través de la emisión de valores y / o préstamos bancarios, están potencialmente expuestas a riesgos legales y económicos”.

Los letrados advirtieron que debe determinarse si los “directores, ejecutivos, empleados o afiliados” de las compañías afectadas “han participado en actos de corrupción” señalados en el “Notebook scandal” y agregaron que “estos riesgos derivan no solo de las regulaciones aplicadas en Argentina, sino también de las vigentes en jurisdicciones que rigen la emisión de valores, así como de los términos contractuales de los instrumentos de gobierno de dichos valores y / o préstamos bancarios”.

Al respecto, señalaron que “hay una serie de posibles consecuencias” como “investigaciones civiles y penales y multas, demandas por incumplimiento de contrato, declaraciones de incumplimiento y Aceleración de valores y / o préstamos  bancarios (riesgo de incumplimiento cruzado en otros contratos), impactos adversos en las calificaciones  crediticias y dificultades para renovar u obtener líneas de crédito debido al riesgo reputacional”.

“The Notebook Scandal destaca una situación que no solo afecta a los ejecutivos y las empresas implicadas directamente en el escándalo, sino también podría afectar los financiamientos actuales y futuros de otras empresas que tenían contratos con el gobierno argentino durante el período en que se alega que la corrupción ocurrió”, añadieron.

LEÉR MÁS  Quisieron derrumbar su casa y dio vuelta la excavadora con cañitas voladoras

Concretamente, Clifford Chance se refiere a la aplicación de la la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA, en sus siglas en inglés) y las medidas a tomar para “minimizar o controlar” las posibles sanciones de esa normativa.

“La responsabilidad bajo la FCPA surge cuando una parte ofrece, promete o autoriza el pago de dinero o cualquier cosa de valor para un funcionario gubernamental extranjero (es decir, no estadounidense) con el propósito de asegurar cualquier ventaja indebida en la obtención o retención de negocios”, indicó.
En ese sentido, detalló que la ley se aplica a “empresas que cotizan en las bolsas de valores de EE. UU. o que están obligadas a presentar informes periódicos a la SEC”, “ciudadanos estadounidenses (donde sea que se encuentren) o cualquier entidad comercial incorporada en los Estados Unidos” y “cualquier persona que actúe en fomento del soborno mientras se encuentre en los Estados Unidos”.
Clifford precisó que “las empresas que están directamente sujetas a la FCPA pueden recibir consultas de las autoridades de los EE.UU. con respecto a las acusaciones que se han planteado en relación con el escándalo de los cuadernos”, que a su vez pueden “llevar a investigaciones formales e incluso procesos penales”.
“En el pasado, este tipo de procedimientos han dado lugar a multas significativas (que en muchos casos han llegado a los millones de dólares) y condenas penales para los ejecutivos involucrados”, alertó.
   
A tan solo dos semanas del inicio del “Gloria-Gate”, los abogados de Clifford Chance se anotaron presurosos para realizar su tarea. Porque a la hora de transformar la crisis en oportunidad, no solo entre los arrepentidos gana el que se presenta primero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here