A una joven iraní le prohibieron ir a ver fútbol por ser mujer y en protesta se prendió fuego

Una joven iraní murió este lunes a la noche tras agonizar varios días en un hospital de Teherán tras haberse incendiado a lo bonzo en protesta por no haber podido ingresar a ver un partido de fútbol, una actividad prohibida para las mujeres en ese país.

El caso comenzó hace unas semanas cuando la víctima intentó ingresar al estadio Asadi de Teherán para ver a su equipo, el Esteghlal Teherán, un espectáculo prohibido para su género por las leyes religiosas de la República Islámica.

A la joven no solo se le impidió ingresar a la cancha, sino que un policía la acusó de haberlo insultado, lo que le valió una condena a seis meses de cárcel. El tribunal le permitió salir en libertad bajo fianza, pero la semana pasada la sentencia quedó firme e iban a detenerla nuevamente, por lo que se roció con nafta y se prendió fuego en protesta.

LEÉR MÁS  El Reino Unido acusó a Irán de estar detrás de los ataques a las instalaciones petroleras de Arabia

Las graves heridas se cobraron su vida este lunes.

«Se vio obligada a llevarse su deseo a la tumba», declaró el club Esteghlal en una nota, mientras que el actor iraní Amir Jadidi se quejó en Twitter de que su país es una burla de sí mismo. «El mundo se ríe de nosotros por una parte y por otra lloran por nosotros», escribió.

El hecho generó gran conmoción en las redes sociales, donde muchos criticaron al sistema judicial y la actuación policial. La prohibición de acceso a las mujeres a los estadios ha generado controversia en Irán en las últimas cuatro décadas, y aunque el actual presidente iraní, Hasán Rohani, está a favor de levantar la medida, no ha sido capaz de cambiarla en contra de los deseos del poderoso clero chií del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here