Vuelta al mundo en crucero: descubrí la forma más fácil y rápida de conocer todo el planeta

Recorrer el mundo en un solo viaje es una experiencia que todo amante de la aventura desea vivir. Sin embargo, puede resultar abrumadora la idea de gestionar traslados, estadía, excursiones y alojamiento en más de 30 ciudades alrededor del planeta. Afortunadamente, a bordo de un  crucero por el mundo se pueden unir todas estas cuestiones en un solo paquete, para poder relajarse y contemplar los maravillosos paisajes que la naturaleza tiene para ofrecer. Si estás con ganas de disfrutar de una expedición única, a continuación te dejamos algunos consejos para organizar tu vuelta al mundo en crucero.

Disponibilidad

Hay recorridos básicos de 30 días o viajes más extensos que duran alrededor de 100 días e incluyen más de 20 países. Es por eso que lo primero que deberías analizar es tu disponibilidad para realizar el viaje. Luego, en función de eso, podrás predefinir los destinos que te interesa conocer y el presupuesto aproximado que deberás invertir.

Planificación

Una vez que sepas cuánto tiempo tendrás para viajar, podés hacer una lista con los destinos que sí o sí te interesa visitar. Dar la vuelta al mundo en crucero es una de las formas más cómodas de conocer muchos destinos; aunque, si es tu primera experiencia, te recomendamos elegir un tramo corto para no sobrecargarte de información.

Ahora que ya sabés en qué fecha partir y qué sitios recorrer, podés realizar las reservas. Tené en cuenta que si las hacés con tiempo, podés ahorrar bastante dinero, ya que los cruceros suelen ofrecer descuentos por reservas anticipadas.

Preparación

Un crucero vuelta al mundo en general ofrece amplios servicios para que te sientas como en casa. Contarás a bordo con lavandería, salón de belleza, spa y gimnasio, así como con comercios donde adquirir cualquier producto que te hayas olvidado en casa. Sin embargo, hay ciertas cosas que deberías tener en cuenta al momento de preparar las valijas, ya que se trata de un viaje largo y con diversidad de climas. Lo mejor es llevar prendas básicas, combinables entre sí, ligeras, cómodas y simples de lavar. En cuanto a los productos de aseo personal y medicamentos, lo ideal es que no te olvides de nada, ya que es muy posible que no encuentres durante el viaje la marca de tu preferencia.

Por último, no te olvides de disfrutar a fondo cada puerto: degustá comidas típicas de cada región, visitá templos, ruinas y edificaciones ancestrales, sumergite en la historia de cada cultura y, al final del día maravillate con un atardecer de ensueño en alta mar.  Un viaje como éste, es sin dudas una oportunidad única de descubrir la inmensa diversidad cultural que existe en nuestro planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here