En uno de sus videos más compartidos -que es a su vez un caso de product placement involuntario para las empresas Samsung, Philips y Sam’s Club-, el joven muestra sus dotes de baile, mismos que están al nivel de las botargas más populares de nuestro país.

Hay que destacar que a diferencia de los fenómenos virales convencionales -cuya popularidad se extingue en un par de semanas-, el caso de Edgar Ramos se ha mantenido por un tiempo prolongado debido a la constante retroalimentación de los consumidores de tiendas departamentales, quienes a través de sus dispositivos móviles continúan grabando el baile ‘del Serrucho’ de este simpático animador.

LEÉR MÁS  Várices: tratamiento de avanzada

Asimismo, algunos medios de comunicación se han acercado al joven para entrevistarlo. Algo que surgió a la par de las parodias que circulan por la red:

Fuente: Merca2.0

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here