Nada más desagradable que disponerse a abrir una botella de vino (especialmente cuando tenemos invitados en casa), y que el estado de dicho caldo no sea el que esperábamos. ¡Tranquilidad! Si tomas buena nota de los siguientes ‘retoques enológicos’ que a continuación te proponemos, es posible que consigas salir del paso y solventar la situación:

  • Si el vino presenta exceso de alcohol, deberás servirlo más fresco (atenuará la sensación que produce la alta graduación).
  • Si lo encontramos demasiado ácido, se servirá a más temperatura de la recomendada, con lo que en boca parecerá equilibrado.
  • Si se trata de un vino con poco aroma, se servirá un poco más caliente de lo recomendado.
  • Si se trata de un blanco pesado, se presentará más fresco para que en boca se muestre más ágil y manifieste mejor acidez.
  • Si lo que ocurre es que lo encontramos demasiado dulce lo enfriaremos unos grados.
  • Los cavas y los champagnes con poco carbónico (burbujas) tienen remedio sirviéndolos algo más calientes de lo aconsejado.
  • fuente: HOLA.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here