No existen limites para el limón. Se le pueden poner unas gotas de su jugo a casi todo: Milanesas, tartas y empanadas, carnes blancas, jugos y tragos, infusiones, tortas, budines y galletas, ensaladas y la lista sigue. Y, como si fuera poco, este producto de la naturaleza tiene propiedades curativas, ya que posee un fuerte poder antibacterial y antiviral basado en la naturaleza alcalina de la vitamina C.
Presentamos tres grandiosas recetas para probar en casa y, además, potenciar sus principales propiedades: ayuda a la digestión, a limpiar tu sistema ya que es un diurético, limpia la piel y equilibra los niveles de PH, entre otras cosas.
#1. POLLO A LAS HIERBAS CON CREMA CÍTRICA
1. Tomar un pollo entero (con su piel y todo) y colocarlo en una fuente de horno con aceite, cebollas cortadas en juliana, ajos enteros sin pelar, papas y batatas cortadas en rodajas con cascara.
2. Entre la piel del pollo y su carne esparcir (con sumo cuidado para no desgarrar la piel) una mezcla de manteca y hierbas, compuesta por: romero, orégano, perejil, ají molido, un chorrito de vino blanco y abundante sal y pimienta.
3. Cocinar de 60 a 80 minutos toda la bandeja (con el pollo y las verduras) en horno medio-fuerte.
Salsa Citrica:
1. Saltar en una sartén (u olla aparte) cebolla de verdeo y morrón rojo, finamente picado. Agregar sal, pimienta y una cucharada de azúcar.
2. Una vez que estén dorados, agregar 500 cc de crema y cocinar unos segundos hasta que tome tempertaura. La cocción se termina con el jugo de un limón grande (o dos medianos).
3. Cocinar la salsa unos segundos más, siempre revolviendo, hasta que se espese.
4. Una vez cocinado el pollo y las verduras, los sacamos del horno, lo separamos en porciones y emplatamos con la salsa cítrica.
#2. LEMON CURD O CREMA DE LIMÓN
Es una excelente receta para los amantes del Lemon Pie que no quieren comer harinas. Se puede guardar en el freezer y comerla cuando quieras. Ideal para acompañar una ensalada de frutas o todo tipo de tortas.
1. Rallar la parte amarilla de un limón (la blanca no, porque es amarga) y mezclar con 100 gramos de azúcar y el jugo de dos limones (bien jugosos).
2. Batir dos huevos e incorporarlos a la mezcla de azúcar y jugo de limón.
3. Derretir 50 gramos de manteca en una olla. Agregar la mezcla de los huevos, la del jugo de limón y cocinar hasta que quede espeso. Nunca dejar de revolver.
La clave de la receta es cocinar a fuego suave y cortar la cocción en el momento justo para no pasarnos y que nos quede muy espesa. ¿Cómo darse cuenta? Sacar una muestra, colocarla en un plato, dejarla que enfríe y pasar un dedo por el medio: si se mantiene la separación, entonces ya está lista.
4. Guardar la crema en la heladera.
#3. LIMONADA DE MIEL + MENTA + JENGIBRE
¿Tenés sed y no sabés cómo calmarla? 
1. Machacar unas hojas de menta con un mortero en una jarra grande. Agregarles unas cucharadas de miel (o azúcar, en sud efecto).
2. Cortar unos trozos de jengibre y añadirlos a la jarra.
3. Exprimir cuatro limones bien grandes y sumarlos.
Es importante sacarle bien toda la cáscara al limón y evitar que queden pedazos blancos de la parte interior de la cáscara, dado que después de un tiempo le dará un sabor amargo a la preparación.
4. Mezclar todo, agregar hielo y completar con agua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here