Para quienes no se quieren perder ni un día sin hacer actividad física, estos tips pueden ser útiles

Cuando está lloviendo muchas veces decidimos no salir a entrenar debido al agua. Pero, siguiendo ciertas pautas, podemos hacerlo de la mejor manera.

Así que ya sabés, si sos de los que no se quieren perder un día de entrenamiento, mirá estos tips:

  • Llevar un sombrero con visera. Permitirán que el agua de la lluvia no se te meta en los ojos, permitiéndote ver hacia dónde te dirigís. Si es un día caluroso, es recomendable llevar un sombrero con ventilación. Si el día está frío, podés llevar uno grueso.
  • Llevar la vestimenta adecuada. Las prendas de algodón podrían absorber el agua, haciendo que el entrenamiento se vuelva insoportable, así que es mejor evitarlas. Lo recomendable es siempre llevar prendas deportivas sintéticas. Existen prendas especialmente hechas para esto. Los abrigos impermeables no son una buena opción ya que podrían acumular humedad o calor contra tu cuerpo.
  • Mantener los pies secos. Los pies húmedos o fríos, además de ser incómodos, podrían enfermarte. Lo ideal es no llevar medias de algodón pues absorben el agua fácilmente. Existen unas especiales en tiendas deportivas para evitar ampollas. Por otra parte, es recomendable siempre tener un par de repuesto para poder cambiarlos en caso de que la lluvia frene.
  • Tener calzado de repuesto. De nada servirá cambiar tus medias si después volvés a ponerte encima de ellos las mismas zapatillas llenas de agua. Tener calzado de repuesto es la decisión más sensata.
  • Ponerse ropa que sea visible. Muchas veces, al correr durante la lluvia, las nubes estarán por todo el cielo haciendo que la visibilidad no sea la adecuada. Lo más recomendable es usar topa de colores fuertes, brillantes o fluorescentes para evitar accidentes.
  • Proteger a las cosas del agua. En los tiempos que corren, casi nadie sale a correr sin celulares o aparatos reproductores de música. Si planeás usarlos en un día de lluvia, recordá protegerlos con materiales impermeables, como bolsas de nailon herméticas.
  • No entrenar durante la tormenta eléctrica. Podés salir a entrenar si solamente llueve, pero en el caso de que haya tormenta eléctrica estarías poniendo tu vida en peligro. Si bien entrenar es importante, existen situaciones en donde debés evitar arriesgarte.

  • Reducir la velocidad e ir con cuidado. El esfuerzo que hace tu cuerpo al correr contra la lluvia y el viento más lentamente, es similar al que harías corriendo más rápido en condiciones normales. Teniendo esto en cuenta, lo ideal es siempre ir más lento pues el camino estará resbaladizo. Si vas un poco más lento, evitarás accidentarte.
  • Llevar una toalla. Con ella, podrás secarte para continuar el recorrido, sobre todo si la lluvia cesa.
  • Evaluar el recorrido. Si generalmente corres por caminos que están hechos de tierra o bases poco sólidas, puede ser que prefieras cambiarlo. Recuerda que la lluvia llenará todo de agua haciendo que el camino seguro que tomas siempre se pueda volver peligroso.
  • Llevar ropa de repuesto. Muchas personas, cuando salen a correr durante días de lluvia, prefieren llevar ropa de repuesto para cambiarse, además de los medias o las zapatillas mencionadas anteriormente.
  • Llevar una mochila resistente. Por supuesto que, si vas a llevar ropa de repuesto, toallas, zapatillas y medias, deberías tener una mochila en donde hacerlo. Podés conseguir una mochila resistente para hacerlo o simplemente cubrir una mochila normal con bolsas de nailon.
  • Tener cuidado con la hidratación. Muchas personas creen que cuando llueve, por alguna extraña razón, nuestro cuerpo no necesita recuperar toda el agua que ha perdido. Pero eso es falso: los días de lluvia, como todos los días, hace falta que recuperes el líquido perdido. Beber agua antes, durante y después del entrenamiento debe ser una de tus prioridades.

Fuente: Vix

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here