¡Transforma tu día! 7 acciones para empezar con el pie derecho

Y mientras espero que se me seque el cabello y escombro entre la montaña de ropa que tengo sobre mi cama (que es más clóset que cama) me pregunto que necesito hacer para dejar de sufrir por las mañanas, para levantarme con más energía, para empezar mi día con el pie derecho.

Después de platicar con mis amigos, buscar en la web por los mejores consejos y probar cada tip que me llamaba la atención, reuní los siguientes puntos que me han ayudado a transformar positivamente mi día. Se los comparto en la parte de abajo, ¡no se los pierdan!

#7 Escucha música

Parece tan simple, casi ridículo que algo tan sencillo como poner música en la mañana nos cambie el día, pero personalmente es una de las acciones que más han transformado mi humor y mi energía.

Todo comienza desde que suena la alarma, una canción diferente para animarme. Después la música que suena mientras me baño y que además me avisa si ya me tarde las horas mojándome el cabello y por último las melodías que escucho mientras me arreglo y voy camino al trabajo. ¿Quién puede empezar mal el día al ritmo de Major Lazer o MØ?

#6 Estírate

Salir corriendo de la cama es una forma segura de empezar el día de la peor manera. Pararse así es como un shock para el cuerpo y no le permitimos que se despierte como tranquilamente, por eso es importante que nos demos tiempo de estirarnos en la mañana, poco a poco.

Esta acción no sólo nos ayuda a que nuestro día empiece más relax, también nos da la oportunidad de estar un ratito más en la cama… pero un ratito, no el típico ”5 minutos más”, que todas sabemos se convierten en dos horas.

#5 Toma agua

¡Sabemos, sabemos! El agua es indispensable para que nuestro cuerpo de lo mejor de sí durante el día. Yo no soy de las chicas que toman dos litros de agua al día, pero me prometí beber un vaso con agua inmediatamente después de levantarme.

Puedo decirles que en pocos días me di cuenta de la diferencia que hace. No sólo se me quitaba el sueño más rápido, también mi organismo se ponía a trabajar. ¿No quieren hacer grandes cambios en su rutina? Entonces este es el tip para ustedes, porque es efectivo y súper sencillo.

#4 Medita

No me refiero a que se sienten dos horas tratando de liberar su mente (aunque si lo quieren hacer, adelante, para mí es imposible). Pero si pueden tomarse un momento para relajarse antes de comenzar su día y puede ser mientras se bañan, toman su café, pasean al perro o esperan el metro que las lleva al trabajo. Se nos ha olvidado cómo dejar salir nuestros pensamientos y es una acción importante antes de enfrentar la jornada que nos espera fuera de casa.

#3 Elige un propósito para el día

¿Qué esperan aprender ese día? ¿A quién quieren conocer ese día? ¿Qué proyecto del trabajo quieren terminar ese día? ¿Qué quieren proponer en casa ese día? ¿A dónde quieren salir ese día? Un objetivo, pequeño o grande, pero algo que nos ayude a dirigir nuestra energía en el camino correcto.

¿Indispensable? No. ¿Importante? Definitivamente, porque nos proporciona claridad y muchas veces el empuje extra que necesitamos para llegar a casa y sentirnos satisfechas.

#2 Limpia lo que desordenaste

Las personas que realmente me conocen, saben que soy de las mujeres que tienen orden en su desorden. Sí, sí, ya sé que abajo de esa montaña de ropa vive un señor que se hace llamar Rocky… pero desde hace algunos meses me di a la tarea de tener mi cama antes de salir de casa por las mañanas, colgar mi ropa antes de irme a dormir, ordenar mi cajón de maquillaje en las tardes y organizar un poco mi cuarto los fines de semana.

Las acciones de la mañana son las que han hecho una gran diferencia porque cuando regreso a casa después del trabajo, no luce tan tirado y así no me pongo de malas.

#1 ¡Sonríe!

Sin duda yo formo parte del grupo de las mujeres con Resting Bitch Face, ya saben esas que parece que están enojadas o a dos segundos de apuñalarte, pero en realidad están pensando en tacos, perritos y la última película de Tom Hiddleston. No me considero una persona amargada, pero en esta ciudad donde todo va tan aprisa, no nos damos unos segundos para cambiar nuestra expresión.

Así que en la mañana me obligo a sonreír en mi casa y camino al trabajo; aunque muchas veces me siento como el Joker, después de algunos minutos, esa sonrisa se siente natural y sorprendentemente se contagia.

¿Algún otro consejo para empezar el día con las mejores vibras y energía?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here