Tan sólo 20 minutos de yoga estimulan la función cerebral

Una sola sesión de 20 minutos de Hatha yoga mejoró de manera significativa la velocidad y exactitud de los participantes de un estudio en tests de memoria a corto plazo y control inhibitorio, dos medidas de la función cerebral asociadas con la habilidad de mantener la concentración e internalizar, retener y usar información nueva. Los participantes de la investigación, realizada por la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, mostraron mejores resultados inmediatamente después de una práctica de yoga que luego de realizar ejercicios aeróbicos moderados a intensos por la misma cantidad de tiempo.

Los 30 sujetos estudiados eran mujeres, jóvenes, estudiantes universitarias.

“El yoga es una ciencia india y un estilo de vida que incluye no sólo movimientos físico y posturas sino que también una respiración controlada y meditación” , explicó Neha Gothe, quien lideró el estudio mientras cursaba su posgrado en la Universidad de Illinois.

“La práctica incluye un componente de atención activa o de ‘mindfulness’ pero sus beneficios potenciales no han sido explorados de forma exhaustiva” , advirtió Gothe, que ahora es profesora de Kinesiología, Salud y Estudios del Deporte en la Universidad Estatal de Wayne, en Detroit.

“El yoga se está convirtiendo en una forma de ejercitación cada vez más popular y es imperativo examinar de manera sistemática sus beneficios para la salud, en especial los beneficios para la salud mental que puede ofrecer esta forma singular de actividad mente-cuerpo” , sostuvo el profesor de Kinesiología y Salud Comunitaria Edward McAuley, quien dirige el Laboratorio de Psicología del Ejercicio, donde se llevó adelante el estudio.
Para realizar la investigación, que fue publicada en el Journal of Physical Activity and Health, la intervención con yoga consistió en una progresión de 20 minutos de posturas de yoga sentadas,

de pie y en posición supina, que incluyeron la contracción y relajación isométricas de distintos grupos de músculos y la respiración controlada. La sesión concluía con una postura de meditación y respiración profunda.

Las participantes también realizaron una sesión de ejercicio aeróbico, en la que caminaban o trotaban en una cinta durante 20 minutos. Cada una de las participantes se ejercitó a una velocidad determinada y modificó la inclinación de la cinta, con el objetivo de mantener el ritmo cardíaco máximo a un 60 a 70 % a lo largo de la sesión.

LEÉR MÁS  La SAP recomienda "cero alcohol" hasta los 18 años

“Se decidió mantener este ritmo para replicar los hallazgos de estudios anteriores que indicaron una mejora en el rendimiento cognitivo en respuesta a esta intensidad de ejercicio” , aseguraron los investigadores.

Gothe y sus colegas se sorprendieron al observar que las participantes mostraron mayores mejoras en sus tiempos de respuesta y exactitud en las tareas cognitivas luego de la práctica de yoga que luego de la sesión de ejercicio aeróbico, la cual no implicó mejoras significativas en los puntajes de memoria a corto plazo y control inhibitorio.

“Vimos que luego de la práctica de yoga las participantes pudieron centrar mejor sus recursos mentales, procesar la información rápidamente, de forma más precisa, y también aprendieron, retuvieron y actualizaron fragmentos de información con mayor efectividad que luego de realizar la sesión de ejercicio aeróbico” , aseguró la investigadora.

“Los ejercicios de respiración y meditación tienen como objetivo calmar la mente y el cuerpo y mantener alejados los pensamientos que distraen mientras uno se concentra en su cuerpo, postura o respiración. Quizás estos procesos son trasladables más allá de la práctica del yoga, cuando uno intenta realizar tareas mentales o actividades de la vida diaria” , añadió.

En cuanto a los factores que explicarían estos resultados, Gothe opinó que pueden ser muchos: “Un aumento de la conciencia de uno mismo a partir de los ejercicios de meditación, es sólo uno de los posibles mecanismos. Además, se sabe que los ejercicios de meditación y respiración reducen la ansiedad y el estrés, lo cual puede como consecuencia mejorar los puntajes en algunos tests cognitivos”.

DOLOR LUMBAR

Otro estudio dado a conocer, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston y el Centro Médico de Boston, halló que una clase semanal de yoga brinda un alivio del dolor lumbar y reduce la necesidad de ingerir medicación contra el dolor de manera similar que al realizar dos clases semanales en pacientes de bajos ingresos.

LEÉR MÁS  La SAP recomienda "cero alcohol" hasta los 18 años

Los resultados del estudio indican que los pacientes interesados en probar el yoga para disminuir el dolor lumbar se pueden beneficiar al asistir a una clase de yoga que resulte apropiada en términos médicos.

La investigación, publicada en la revista Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine, fue liderada por el doctor Robert Saper, profesor asociado de Medicina Familiar en la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston y director de Medicina Integrada en el Centro Médico de Boston.

“Los pacientes de bajos ingresos a menudo sufren peor dolor lumbar debido al acceso limitado que tienen tanto a los tratamientos del sistema de atención sanitaria como a los tratamientos complementarios como el yoga, los masajes y la acupuntura” , subrayó Saper.

En este estudio randomizado llevado adelante durante 12 semanas, se dividió a 95 adultos -predominantemente de bajos ingresos- con dolor lumbar moderado a severo en dos grupos. Un grupo asistió a una clase semanal de yoga mientras que el otro grupo asistió a dos clases por semana. Ambos grupos fueron incentivados para que practiquen las posturas y técnicas de yoga también en sus casas.

Al concluir las 12 semanas, ambos grupos experimentaron una disminución similar y sustancial del dolor lumbar y de la necesidad de medicación contra el dolor, pero no se observó ningún beneficio adicional en aquellos que asistieron dos veces a la semana. También se incrementó en ambos grupos la habilidad para desarrollar tareas diarias.

“Dadas las mejoras similares que se observaron entre los que tomaron una clase de yoga, y debido a que una clase semanal resulta más conveniente y menos onerosa, recomendamos a los pacientes que sufren dolor lumbar -que quieran probar el yoga-, que asistan a una clase terapéutica semanal” , finalizó Saper.

Infonews

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here