Si los consumimos al final del día, pueden provocarnos problemas metabólicos, e impedirnos conciliar el sueño

El consumo de una cena saludable es tan importante como el resto de las comidas principales. Aunque muchos lo pasan por alto, los alimentos que se ingieren en este momento del día desempeñan un papel fundamental, tanto en la calidad de sueño como en la energía física y mental del organismo al día siguiente.

Incluso, los nutrientes que se obtienen con esta permiten mantener activo el metabolismo y, a su vez, participan en los procesos digestivos. El problema es que muchos cometen errores al elegir los alimentos para este horario y, debido a esto, el cuerpo se sobrecarga y deja de cumplir funciones importantes.

Como consecuencia, aumenta la tendencia a sufrir trastornos de sueño y se producen dificultades metabólicas debido a los cambios en la actividad de algunas hormonas.

Además, muchas veces se producen malestares como el reflujo ácido que, al provocar una sensación de ardor estomacal, impide dormir bien. Debido a esto es fundamental conocer qué alimentos no se deben ingerir a estas horas del día y, por supuesto, buscar alternativas más ligeras y saludables.

1. Carnes rojas

Están llenas de proteínas y grasas que tienden a dificultar el trabajo del sistema digestivo. Si bien se pueden consumir de forma moderada, lo idóneo es evitarlas en horas de la noche para no sufrir interrupciones de sueño.

LEÉR MÁS  Quince mitos y verdades sobre cómo bajar de peso

Sugerencias

  • Comé porciones moderadas de carne, preferiblemente durante el almuerzo.
  • Procurá elegir carne de primera calidad, y evitá las que tenga partes de mucha grasa.

2. Brócoli

Este vegetal verde está lleno de nutrientes esenciales que, a cambio de muy pocas calorías, ayudan a mantener el organismo saludable y en forma.

Pese a esto, su ingesta nocturna está desaconsejada, ya que sus compuestos de azufre y fibra son un poco más difíciles de digerir.

Estos aumentan la producción de gases en el intestino y, durante la noche, pueden provocar malestar estomacal.

Sugerencias

  • Prepará tus recetas con brócoli durante el almuerzo.
  • Consumilo crudo o hervido para aprovechar al máximo sus propiedades.

3. Queso

El queso, ya sea por sí solo o añadido en recetas, no se debe consumir en horas de la noche por las reacciones que le provoca al organismo. Este aporta un aminoácido conocido como tiramina que, tras asimilarse, reduce la producción de las hormonas que regulan el sueño.

También puede provocar una leve reacción inflamatoria que provoca síntomas digestivos y dolores de cabeza.

LEÉR MÁS  Cuántas chances hay de sufrir un paro cardíaco durante una relación sexual

Sugerencias

  • Evitá consumir queso durante la cena, sin importar cuál sea su presentación.
  • Optá por otros lácteos como la leche y el yogur, cuyo aporte de triptófano promueve el sueño.
  • 4. Carnes embutidas

    La inclusión de carnes embutidas en la dieta debe ser bastante reducida, ya que son alimentos ricos en grasas y compuestos químicos que resultan perjudiciales si se toman en exceso.

    Estas no deben consumirse en horas de la noche, dado que resultan irritantes para el sistema digestivo y pueden provocar molestias como el reflujo ácido.

    Sugerencias

    • Si deseás comer este tipo de alimentos, hacelo durante el desayuno o el almuerzo.
    • Consumilas solo de forma ocasional, acompañadas con alimentos sanos como el pan integral y los vegetales.

    5. Dulces

    Todos los caramelos y dulces hechos con azúcar refinada pueden influir en los problemas de sueño, sobre todo si se consumen momentos antes de ir a la cama.

    Estos incrementan los niveles de azúcar en la sangre y, al no ser utilizados como fuentes de energía, ralentizan el metabolismo. Además, sus efectos sobre el cerebro pueden aumentar el estrés e influir en las pesadillas.

    Sugerencias

    • Limitá el consumo de azúcares diario y evítalos por completo durante la noche.
    • 6. Salsas picantes

      LEA MÁS  ¿Hay relación entre dormir mal y los “rollitos” de la cintura?

      Son deliciosas y pueden realzar el sabor de muchos platos. Sin embargo, si se consumen en horario nocturno pueden alterar la producción de ácidos en el estómago y provocar irritación y agruras.

      Esto, sumado al hecho de que aportan muchas calorías, son razones suficientes para ingerirlas de forma moderada, en otros momentos del día.

      Sugerencias

      • Limitá el consumo y procurá preparar tus salsas caseras para evitar la ingesta de añadidos químicos.

      7. Bebidas carbonatadas

      Consumirlas puede, con el tiempo, afectar la salud del metabolismo. El problema es aún mayor cuando se toman en horas de la noche, ya que aumentan los niveles de glucosa en la sangre y provocan dificultades de sueño.

      Sus compuestos irritan el estómago y aumentan la recurrencia de síntomas como la inflamación y el reflujo.

      Sugerencias

      • Remplazá las bebidas carbonatadas por agua o infusiones naturales.
      • Si decidís tomarlas, hazlo de forma ocasional, durante el día.

      ¿Solés consumir estos alimentos durante la cena? Ahora que sabés por qué no te conviene comerlos en este horario, procura evitarlos al máximo. Eso sí, asegurate de cenar bien, con alimentos ligeros, ya que no está bien saltarse esta comida.

      Fuente: Mejor con salud

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here