Cuáles son los síntomas que indican que tenés que ir a visitar al oculista

La dificultad para ver bien es el principal signo de que necesitás lentes. La pérdida de agudeza visual de cerca (para leer o usar el móvil), a distancia intermedia (para trabajar con el ordenador) o de lejos, será la señal inequívoca de que algo está pasando en nuestro sistema visual y requerirá una revisión optométrica que detecte qué es lo que está fallando.

  • Puede ser que haya un defecto de refracción como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.
  • Puede afectar de forma desigual a cada uno de los ojos, lo que da lugar a un desarrollo deficiente de nuestro sistema visual binocular, como por ejemplo la ambliopía u ojo vago.
  • Puede ser algo normal, relacionado con el paso de los años, como la aparición de la vista cansada o presbicia a partir de los 42 o 45 años.

La miopía

La miopía es el defecto de refracción más frecuente en la población joven. Bueno describe que se caracteriza por una mala visión de lejos que no mejora forzando la vista, por lo que es el más fácil de detectar.

La mayor progresión de la miopía se produce entre los 7 y los 17 años y aunque no tiene curación ni hay marcha atrás una vez que ha aparecido, en la actualidad la investigación se dirige a intentar detener su aumento.

Si una miopía supera las 6 dioptrías ya se considera “miopía magna” y puede traer consigo además graves consecuencias de deterioro de visión, sobre todo alteraciones como desprendimiento de retina y otras maculopatías, pero también mayor incidencia de glaucoma y cataratas.

Miopia

El astigmatismo

El astigmatismo -al igual que la miopía y la hipermetropía- es un error de refracción, lo que significa que no es ni una enfermedad ocular ni un problema de salud, simplemente es un problema del ojo a la hora de enfocar.

Los rayos de luz en vez de formar un solo foco en la retina forman dos, lo que causa una visión borrosa o distorsionada de lejos y de cerca.

Es muy común y en la mayor parte de los casos se nace con esta condición. En otras ocasiones, puede aparecer como consecuencia de una lesión, una enfermedad o una cirugía ocular.

“No suele variar a lo largo de la vida ni empeora haciendo actividades como la lectura con poca luz o sentarse muy cerca de la televisión; la miopía tampoco”, puntualiza Bueno.

Los síntomas de un astigmatismo sin corregir son fatiga visual y dolor de cabeza, en especial después de realizar tareas en las que se requiera utilizar la visión durante un tiempo prolongado, ya sea de cerca o de lejos.

La hipermetropía

Cuando existe una hipermetropía baja, el paciente presentará cansancio al leer y trabajar de cerca. La hipermetropía alta da problemas de agudeza visual.

La vista cansada

A partir de los 40 o 42 años empieza a ser cada vez más difícil enfocar de cerca. Inicialmente, alejando un poco el texto conseguimos mejorar, pero cuando el brazo ya no se puede estirar más si queremos poder volver a leer solamente lo conseguiremos con unas gafas con lentes positivas para compensar esa presbicia o vista cansada.

Es algo absolutamente normal, por lo que vamos a pasar todos a partir de esa edad y que se debe al proceso de envejecimiento del ojo: las estructuras que se encargan del enfoque para cerca del ojo (el músculo ciliar y el cristalino) pierden progresivamente su eficacia y nuestro ojo pierde esa capacidad llamada acomodación.

Es hoy por hoy inevitable, irreversible y progresiva y solamente con la graduación para visión de cerca que prescriba el optometrista (diferente de la de lejos, si la hubiera) podremos volver a ver bien de cerca.

La compensación se realiza con gafas de cerca monofocales, bifocales o progresivas. Asimismo, hay lentes de contacto que funcionan muy satisfactoriamente. Otros procedimientos quirúrgicos pueden ser también recomendados, en este caso por el oftalmólogo.

A partir de los 38 o 40 años empezamos a necesitar más luz para leer, la imagen se hace borrosa y tenemos que alargar los brazos para poder ver de cerca. Son síntomas de vista cansada.

Empiezo a ver mal, ¿y ahora qué?

Una revisión completa realizada por el óptico-optometrista determinará qué está pasando. Si sospecha que hay algún problema patológico derivará a ese paciente a un médico oftalmólogo que diagnostique y ponga la solución. Si es necesario prescribir un sistema de compensación, el óptico-optometrista es el profesional sanitario que hará la indicación del sistema de corrección más adecuado: lentes, lentes de contacto, e incluso ejercicios específicos (terapia visual) para desarrollar o fortalecer el sistema visual.

Cómo saber que necesitás volver a graduarte la vista

No hay que esperar a que suceda nada para saber que debes graduarte la vista de nuevo. La mejor recomendación es que hay que adquirir el hábito de revisar la visión una vez al año.

Uno de los motivos es que hay enfermedades oculares, algunas muy graves, que no se manifiestan inicialmente con una pérdida de visión y solamente una revisión a tiempo puede evitar males que ya no tengan solución, por ejemplo el glaucoma. También hay otros problemas que, en principio, no se manifiestan con mala visión, que se detectan con una revisión y que si no se tratan a tiempo pueden dar lugar a problemas más graves, como la ambliopía u ojo vago.

Fuente: Cuidate Plus

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here