Un estudio pretendió determinar cuáles son los factores principales que llevan a tomar esa decisión

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Utah en Salt Lake City (EE. UU.) en colaboración con expertos de la Universidad de Toronto (Canadá) ha examinado las razones detrás de este complejo proceso de tomar la decisión de separarse de una pareja.

El experimento se dividió en dos fases. La primera, contó con una muestra diversa de participantes a los que se les hicieron preguntas abiertas sobre las razones por las que continuarían y las razones por las que terminarían una relación. En total hubo tres grupos de encuestados: dos grupos de unos 135 estudiantes de pregrado y un tercer grupo de mecánicos que en el momento del estudio estaban considerando si romper o no su relación.

Los investigadores crearon un esquema de codificación según los motivos para continuar una relación o terminarla, así como una categoría extra para respuestas ambiguas. Esto condujo a un total de 27 razones diferentes para seguir con la pareja y 23 razones para dejarla.

LEÉR MÁS  Alertan sobre riesgos a los que les gusta comer pollo

En la segunda fase del estudio, los expertos utilizaron estas razones para elaborar un cuestionario, que luego repartieron a otro grupo de participantes. Estos encuestados también estaban decidiendo si terminarían o no la relación en la que se encontraban en el momento del estudio. Los integrantes de este grupo llevaban un promedio de 2 años con su pareja si eran novios o 9 años juntos si estaban casados.

Ambas fases del estudio confirmaron que, en general, los participantes tenían el mismo número de mismos pros y contras para decidirse. Las razones principales para querer continuar la relación eran la intimidad emocional, o sentirse cerca de la pareja, la inversión (barreras logísticas, por ejemplo) y un sentimiento de compromiso u obligación con su familia.

Por el contrario, las razones principales para romper la relación involucraban la personalidad del compañero, las violaciones de la confianza (como la infidelidad o el engaño) y el desapego de la pareja (ya no representa un apoyo ni es cariñosa).

LEÉR MÁS  Cómo identificar los problemas visuales en los bebés

Las razones para dar por terminada la relación eran en gran medida las mismas entre los dos grupos – los que llevaban menos tiempo y casados-. Sin embargo, sí hubo diferencias entre los dos grupos cuando se trataba de razones para continuar la relación.

Las parejas que llevaban menos tiempo parecían centrarse en factores positivos,como los rasgos de personalidad que les gustaban de su pareja, la cercanía emocional y el disfrute que habían obtenido de la relación.

Las casadas, por otra parte, parecían más centradas en las limitaciones: las inversiones hechas con la pareja (incluidas las barreras logísticas), las obligaciones familiares y responsabilidades, y el temor a la incertidumbre.

En todos los grupos, aproximadamente el 50% de los participantes aportó un número comparable de razones para permanecer y dejar la pareja, lo que indica que la ambivalencia es una experiencia muy común.

LEÉR MÁS  Por qué no funcionan las tres dietas más buscadas en Google

“Lo que más me interesó fue cómo de ambivalentes se sentían las personas acerca de sus relaciones. Se sentían realmente desgarrados porque romper puede ser una decisión muy difícil. Nosotros podemos ver una relación desde fuera y decir ‘tienes algunos problemas realmente irresolubles, así que es mejor que rompas’, pero verlo desde dentro es una cosa muy difícil de hacer y cuanto más tiempo hayas estado en una relación, más difícil parece ser”, explica Samantha Joel, líder del trabajo.

“La mayor parte de la investigación sobre las rupturas ha sido predictiva, tratando de predecir si una pareja permanece unida o no, pero no sabemos mucho sobre el proceso de decisión. Los seres humanos se enamoran por una razón. Desde una perspectiva evolutiva, para nuestros antepasados, encontrar a un compañero pudo haber sido más importante que encontrar a la pareja adecuada. Podría ser más fácil entrar en las relaciones que recuperarse de ellas”, sentencia Joel.

Fuente: Muy Interesante

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here