Si no querés desperdiciar todos los beneficios que conseguís después de hacer ejercicio, seguí estos consejos

El running es una práctica muy popular, pero no toda la gente que la realiza tiene noción de ciertas cosas que deben tenerse en cuenta para evitar lesiones.

Algunas de ellas son las que no hay que hacer inmediatamente después de haber salido a correr, porque están saboteando tus esfuerzos y tu posible mejora en el entrenamiento.

Susan Paul, especialista en el mundo runner, detalla una serie de actividades que hemos de evitar:

1) No cambiarte de ropa

Da mucha pereza cambiarse después de ir al gimnasio, y más aún llevar una mochila con ropa de repuesto. Lo entendemos. Pero ¿qué te cuesta pasar por el vestuario cinco minutos y ponerte ropa seca?

Quitate esa humedad lo antes posible. Incluso si no transpiraste mucho, la ropa usada o mojada es un medio perfecto para que las bacterias y los gérmenes se aferren. También puede provocarte un profundo escalofrío del que te será difícil recuperarte, incluso en un día de mucho calor.

LEÉR MÁS  Cinco impensadas enfermedades provocadas por la contaminación

Independientemente de si podés ducharte de inmediato o no, cambiá tu camiseta, pantalón, ropa interior, medias y zapatillas para mantener los músculos calientes y sueltos. Esto promueve una buena circulación y ayuda al proceso de recuperación después de una carrera.

Los que más saben inciden en el calzado. Hay mucha gente que se cambia de arriba pero se deja las zapatillas de running puestas. Error. Los músculos de los pies también trabajan, y se cansan, por ello debés ponerte cambiarte.

Además de destemplarte, si salís con la ropa húmeda a la calle corres el riesgo de agarrarte una infección o de sufrir una irritación en la piel, la cual identificarás a la perfección al ver una parte de tu cuerpo con granitos.

2) Ver la tele

Llegás a casa y tienes la sensación de que, tras el esfuerzo, te ganaste una buena dosis de sofá, peli y manta. No caigas en esto. Seguir realizando algún ejercicio ligero tras haber hecho running es una gran herramienta de recuperación porque ayuda a la recuperación mediante la reparación y el reabastecimiento de combustible de tu cuerpo.

LEÉR MÁS  Refrescate con estas aguas saborizadas caseras

Planificá cualquier actividad. Levantate, caminá, hacé unos estiramientos suaves mientras estás de pie, y respira profundamente. Si va a estar sentado una buena parte del día después de correr, la experta recomienda utilizar calcetines de compresión para ayudar a la circulación de la sangre en las piernas.

3) No comer bien

Otro de los grandes errores entre los pseudodeportistas es el de no ingerir nada tras el entrenamiento. Los expertos sugieren que lo mejor es hacerlo pasados 20 o 30 minutos tras la rutina física. Llevate un tuper con un par de snacks saludables y comételos en el camino.

Pero cualquier cosa no sirve. Tu tentempié postejercicio debe incluir proteínas, un poco de grasa y carbohidratos completos para que puedas reponer la energía consumida. Unas buenas opciones son un sándwich de pan integral con pavo, un puñadito de nueces, fruta o un yogur. Lo que debés evitar comer son alimentos de difícil digestión, como pan blanco, chocolate o carnes rojas, y por supuesto, repostería. También es imprescindible que te hidrates, y no solo después de salir del gym, sino durante todo el día.

LEÉR MÁS  Qué comer si tenés los triglicéridos elevados

4) Hacer tareas pesadas

Parece que suena bien. Pero agacharse, subir escaleras o coger cosas pesadas pueden provocarte lesiones graves. Si es posible, descansá, date varias horas de recuperación.

5) No limpiar el equipamiento

También es imprescindible que laves, aunque sea superficialmente, tu botella de gimnasio y tu colchoneta, en el caso de que la uses. ¿La razón? Se convierten en un caldo de cultivo para las bacterias. Basta con que pases un paño o esponja enjabonada y dejarla secar al aire.

6) No dormir bien

Este punto es quizá el que más escapa de tu control, pero no por ello es menos importante. Si no dormís bien por la noche después de haber entrenado, tus tejidos cerebrales y físicos no podrán repararse al 100%. Es decir, si no descansás al menos siete horas, tus músculos no podrán restablecerse por completo, pudiendo provocar agarrotamientos o incluso lesiones en el próximo entrenamiento.

Fuente: El confidencial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here