Según los especialistas de la Universidad de Wisconsin-Madison el acto de rezar implica un proceso relajante y reconfortante, pues aumenta la seguridad en uno mismo. Un estudio previo realizado en los Estados Unidos había indicado que nada menos que el 75% de los americanos rezan como una manera de aliviar sentimientos negativos, como la tristeza, la angustia, preocupación o ansiedad.

Por supuesto, el efecto es más tranquilizador en quienes creen en Dios, ya que ponen su preocupación en sus manos, aunque repiten una y otra vez que rezar es una experiencia positiva tanto para el más creyente como para el más ateo. ¡Haz el intento y verás que puede ser tranquilizador para ti!

Por si fuera poco, aseguran también que rezar puede ser sanador también para dejar de lado otro tipo de emociones negativas, como el resentimiento, la culpa y ayudar a perdonar y pedir perdón.

fuente: vivirsalud.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here