A simple vista, parecen ser saludables pero, ¿cuál es su contenido?

Existen muchos alimentos que a simple vista son beneficiosos para la salud, pero la realidad es que, aunque puedan ser más sanos que otros, hay que estar atentos a la letra chica.

Conservada en azúcar

Ya en la antigua Grecia se cocinaban membrillos en miel, pero en cualquier caso, desde hace centenares de años que la cocción de los frutos con azúcar garantiza la conservación de la cosecha que la comunidad o la familia no alcanzan a consumir en temporada. Si durante siglos se usó como técnica de conserva, ¿para qué necesitará aditivos?

Aspartamo

El dulzor de la mermelada baja en calorías -que se supone saludable- se logra con edulcorantes sintéticos. El dato alarmante: la enorme mayoría utiliza aspartamo, cuyos efectos sobre la salud siguen generando controversias entre la industria y los científicos independientes.

Conservar la conserva

Para estirar el tiempo de permanencia en la góndola, la industria utiliza principalmente dos conservantes polémicos: el benzoato de sodio (E-211) y el sorbato de potasio (E-202), que según la Organización Mundial de la Salud, genera en algunas personas reacciones alérgicas, urticaria, asma, rinitis, entre otras linduras. No les des nunca estas mermeladas a tus mascotas: el E-211 puede ser mortal para perros y gatos.

Mermelada sin fruta

La legislación europea obliga a las empresas a señalar en la etiqueta el porcentaje de fruta que contiene cada frasco. En Argentina, no, de manera que una mermelada puede llegar a tener menos del 8% de fruta. ¿El resto? Saborizantes, colorantes y gelificantes.

Peligro

Un gelificante que se utiliza mucho en mermeladas es el E-407 o carragenina, que según estudios de la Universidad de Illinois, puede causar úlceras, hemorragias e, incluso, cáncer.

Colorantes

Todas las mermeladas industriales reconocen en su etiqueta el uso de colorantes. ¿Para qué? Para disimular la ausencia de fruta. Algunos son muy peligrosos, como el E-120 (cochinilla/carmín), que resulta dañino para los niños si se mezcla con analgésicos, o el E-129 (rojo allura), prohibido en Francia, Suiza, Bélgica y Dinamarca.

Dulce y nutritivo

Prepará tu propia mermelada baja en calorías y raw (sin cocción), que aprovecha mejor todas las virtudes de la fruta con esta facilísima receta de Natalia Kiako. Cubrí con agua tibia dos cucharadas soperas de chía y dejalas gelificar entre 15 y 30 minutos. En tanto, lavá, cortá y procesá medio kilo de fruta (cuanto más madura y de estación, mejor). Mezclá todo y endulzá con stevia (o azúcar mascabo o miel, si no te preocupa la silueta). Podés combinar frutas y saborizar con jengibre, canela o extracto de vainilla. Dura hasta una semana en la heladera y es, casi, como comer fruta.

LEA MÁS Qué problemas genera la falta de hidratación en el embarazo
Versión tradicional

Otra opción: Comprá la fruta madura que se vende de a dos kilos en oferta. Cortala en cuadraditos y cocinala a fuego muy lento (así, sin nada) durante al menos tres horas. Revolvé cada cinco o diez minutos, el jugo y el azúcar de la fruta harán lo suyo. Cuando tenga la consistencia que te gusta (ojo que cuando enfría, endurece, andá probando en un platito) corregile el dulzor con tu endulzante favorito.

Fuente: La Nación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here