Una piel sana es evidencia de salud, higiene y nutrición. A veces olvidamos que
también es un órgano del cuerpo y que requiere atención para cumplir sus
funciones.

La piel actúa como un filtro que selecciona aquello que nos conviene. Aunque sea
nuestra coraza para protegernos de bacterias y otros agentes contaminantes,
sufre si no la cuidamos.

Recuerda que a través de ella nos comunicamos, sentimos y regulamos la
temperatura. Entonces no esperemos a verla dañada para buscar soluciones a
problemas que pudimos evitar teniendo buenos hábitos.

Lo necesario para cuidarla

Estas son recomendaciones de Nu Skin que, aplicando diariamente, permitirán
lucir una piel radiante. No se trata de dejar todo a los cosméticos, sino de convertir
los siguientes consejos en costumbres.

1. Descansa lo suficiente. El sueño es reparador, pues mientras duermes las
células se regeneran y la piel recupera su elasticidad.

2. Lávala dos veces al día. Al estar expuesta, soporta elementos contaminantes.
Usa jabón suave o los indicados según tu tipo de piel. En el caso del rostro, estará
más sucio si somos de tez grasa, porque los residuos que quedan adheridos
producen puntos negros y espinillas.

3. Aléjate del cigarrillo. Cuando fumamos, nuestra piel se estresa. Quizás suene
ilógico, pero es la verdad. El tabaco la reseca, le roba antioxidantes y el brillo
natural.

4. Acostúmbrate a una buena alimentación. Lo que comemos incide
directamente en el estado de nuestra piel, porque es la manera de aportarle
nutrientes. Incorpora a tu dieta verduras y frutas.

5. Desmaquíllate. Nunca te vayas a la cama con el maquillaje en tu cutis; por más
cansada que estés, retira de tu cara los cosméticos que usaste, de lo contrario se
obstruirán los poros y no absorberán las vitaminas, produciendo imperfecciones.

6. Limpia tus implementos de maquillaje. Las brochas y esponjas sin el aseo
debido amontonan bacterias, es necesario limpiarlos. En el caso de los cosméticos
vencidos, hay que botarlos.

7. Bloquea el sol. Jamás debe faltar entre tus implementos de belleza un
protector solar; estos ayudan a evitar el envejecimiento prematuro.

8. Practica deportes. Si de tonificar la piel se trata, el ejercicio es la alternativa.
Resulta que el sudor colabora en la limpieza de los poros, pues los abre y elimina
las sustancias de desecho.

9. Bebe agua. Además de calmar la sed, es un hidratante fundamental para el
cuidado de la piel. Entre los beneficios de tomar abundante agua, destacan el
aporte de la tonalidad adecuada, la depuración y oxigenación, así como el aspecto
saludable que todos buscamos.

10. Tócate poco la cara. Parece una locura, pero tiene una razón de peso:
resulta que con nuestras manos tocamos de todo, por ende los dedos recogen
bacterias; estas son capaces de obstruir los poros, generar imperfecciones y el
acné.

11. Más pescado y menos carnes procesadas. El primero es rico en omega 3,
las segundas en grasas de pésima calidad. Los pescados minimizan el efecto del
tiempo en la piel, mientras que las carnes afectan la circulación.

12. Tratamientos caseros y profesionales. Por lo menos cada dos meses
disfruta de una limpieza facial en manos de un profesional; en casa, las
mascarillas faciales hechas con ingredientes naturales, son efectivas si las usas
dos veces por semana.

Recomendaciones finales

Está demostrado que ningún tónico o producto cosmético tendrá los resultados
que buscamos si no cuidamos nuestra piel con hábitos principalmente de higiene.

De nada vale cubrir los desperfectos con maquillaje, si al retirarlo la realidad pasa
factura con una dermis maltratada.

Procura evitar el estrés, el azúcar en cantidades excesivas, el tabaco y todas esas
malas costumbres que te dejarán manchas, marcas, granos o llevarán al
envejecimiento temprano. Un estilo de vida saludable también se refleja en la piel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here