La finalidad de este método es reproducir con exactitud las señales transmitidas por el cerebro en la realización de movimientos.

El innovador método ha sido llevado a cabo por el equipo de investigación de las universidades de Louisville y California en Estados Unidos. Este equipo ya había empleado tres años atrás la estimulación eléctrica para sanar lesiones en la médula.

Los resultados de este estudio sirvieron también al ex-jugador de baloncesto Rob Summers, quien quedó parapléjico en un accidente de tráfico. Summers, tras ser sometido a este tipo de tratamiento, fue capaz de mover sus piernas mientras se apoyaba en una máquina de apoyo para caminar.

Claudia Angeli, investigadora de la universidad de Louisville, declaró que tras la experimentación y el control de los movimientos mediante la estimulación, la posibilidad de caminar hizo sentir ”mucho mejor” a los cuatro pacientes en cuestión.

Las conclusiones del estudio se sintetizan en que la estimulación eléctrica hace que la parte baja de la médula sea más excitable, respondiendo a la llegada de los mensajes cerebrales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here