Si ya no aguantás la congestión, probá con estos métodos naturales y eficaces

1. Hacete un masaje entre las cejas

En el punto que hay entre ceja y ceja se puede hacer un masaje que te ayudará a destapar tu nariz en menos de lo que crees. Solo tendrás que masajear ligeramente la zona durante un minuto, algo que tendrá un excelente efecto sobre la mucosa de la nariz.

Con este sencillo masaje lograrás prevenir la sequedad de las fosas nasales y la inflamación.
Todo ello tiene un efecto profiláctico y es capaz de reducir la presión en la zona frontal.
2. Masaje en las alas de la nariz

Para ello solo tendrás que ejercer una ligera presión con tu dedo índice sobre la fosa en sí. Deberás realizar movimientos circulares en las alas de la nariz durante 1 o 2 minutos.

Este procedimiento te ayudará a abrir los canales nasales y será más fácil sonarte la nariz.
3. Masajeá el punto entre el labio y la nariz

Para ello ayudate con los dedos índice y medio y hacé una ligera presión.

No te olvides de realizar movimientos circulares en las alas de la nariz durante 1 o 2 minutos. Este procedimiento te ayudará a abrir las fosas nasales y será más fácil sonarte.
4. Humificador de ambiente

Si la humedad que hay en aire es menor al 40%, la mucosa de la nariz se seca y esto hará que se obstruya la respiración. Si tenés mocos pero la humedad es baja, podés desarrollar complicaciones serias por bacterias.

Prepará tu zona de manera adecuada y tené en cuenta que la humedad perfecta en una estancia debe estar entre el 40 y el 60 %.
5. Calentá la nariz

Tomá una servilleta tibia, vos mismo la podés calentar en el microondas o sumergirla en agua caliente y escurrirla luego.

Debés tener en cuenta que la servilleta en sí no te queme y que su temperatura sea agradable. Gracias al calor lograrás que los mocos se vuelvan más líquidos.
Una vez ya tengas la nariz caliente, sonate y lavate los senos nasales con solución salina.

6. ¿Tenés alergia? El ejercicio puede ser tu solución

Tené en cuenta que, cuando el ritmo cardíaco sube y el cuerpo entra en calor, el moco de la nariz se vuelve más líquido, lo que lo hace mucho más fácil sonarte.

Bastará con hacer 15 minutos de ejercicio físico para superar el estornudo y evitar los alérgenos.
7. Ayudate del vapor de la ducha

Mediante la humedad y la temperatura, si es elevada, se logrará disminuir la inflamación y verás que podrás respirar mejor.

Para ello, solo tendrás que darte un baño con agua caliente.
Otra opción podría ser hervir agua y sal en un cazo y aspirar los vapores, tapando la cabeza con una toalla.
Comprá un vaporizador o humidificador para evitar que el ambiente se seque demasiado y así mejorar la respiración cuando duermes.

8. Con miel

Bastará con que tomes dos cucharadas de miel (50 g) regularmente para tratar el problema de la nariz tapada si suele ser muy frecuente.

Para ello el mejor modo de ingerirla será disolver en un vaso de agua tibia (200 ml) y beber antes de dormir para lograr mejores resultados.

9. Vinagre de manzana

Esta sustancia también puede ayudarte a mejorar la congestión nasal.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de vinagre de manzana (20 ml)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

¿Qué debes hacer?

Añadí el vinagre de manzana en un vaso de agua tibia y consume esta solución casera hasta 4 veces al día.

Fuente: Mejor con salud

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here