Sacate la duda acerca de ciertos temas frecuentes y cuidá tu piel como se merece

Como en otros aspectos, alrededor del bronceado rondan una serie de mitos y verdades. Si querés tomar color, sacate la duda y cuidá tu piel de forma adecuada.

“El bronceado protege la piel del sol.”

Falso. Porque el bronceado se produce una vez que el sol ya dañó la piel. Aunque es cierto que las personas que naturalmente tienen la piel más oscura están más protegidas de estos daños, la realidad es que mucha gente que actualmente padece cáncer de piel vivió muchos años al sol, supuestamente con la piel “curtida”.

“Se puede bajar el factor de protección a medida que la piel se va tostando.”

Falso. La protección tiene que ser siempre la misma y el objetivo tiene que ser lograr un bronceado muy leve. Siempre tené en cuenta que un bronceado intenso es sinónimo de daño.

“Las quemaduras de sol durante la infancia y la adolescencia aumentan las chances de padecer melanoma maligno.”

Verdadero. Evitar quemaduras a una edad temprana es de enorme importancia, sobre todo porque el daño ocasionado puede manifestarse muchos años después.

“Los chicos tienen que cuidarse más que los adultos.”

Falso. El sol provoca daño en la piel a todas las edades, por lo que los consejos de foto protección son los mismos para todos.

“Las camas solares pueden provocar cáncer de piel.”

Verdadero. El bronceado provocado por los rayos ultravioletas A que emiten las camas solares puede provocar cáncer.

“Las cremas autobronceantes no son dañinas.”

Verdadero. Al ser productos que producen un cambio en la capa superficial de la piel, no representan ningún riesgo. Tampoco sirven como protección contra el enrojecimiento, ya que el bronceado que aportan equivale a un factor de protección 2 o 4.

“Los días nublados no hace falta usar protección.”

Falso. Algunos rayos ultravioletas tienen energía suficiente para atravesar las nubes y generar daños en la piel. Por eso no hay que descuidarse los días nublados o con resolana.

“Hay que tomar mucho sol para producir vitamina D.”

Falso. Los rayos ultravioletas B activan la vitamina D de la piel con una cantidad mínima de sol en un área chica del cuerpo, como la cara o las manos. El resto de la vitamina D que necesitamos se adquiere a través de los alimentos.

Fuente: Ohlalá

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here