Mitos de ataque al hígado

El hígado no es responsable de los malestares
que muchas veces se ocasionan por la mala elección de alimentos y de
las formas de preparación. Asimismo, no sólo los alimentos y
preparaciones producen malestares, sino que interviene el factor
individual. Antes de suspender alimentos, hay que probar la tolerancia.
Muchos dicen tener un ataque de hígado, cuando en realidad tienen un
problema digestivo.

¿Cuáles son los síntomas a los que se asocia el ”ataque de hígado”?

-Dolores.

-Molestias digestivas.

-Inflamación en la parte superior derecha del abdomen.

-Dolores de cabeza.

-Sensación de plenitud de estómago y náuseas.

-Algunas veces se siente un sabor amargo, mareos, vómitos y decaimiento general.

Las
molestias se originan por la vesícula o por el intestino grueso (el
ciego y el colon) o ambos. El hígado produce bilis que se deposita en la
vesícula. Esta última, cuando se realiza la digestión, va a enviar la
bilis al intestino para que se disuelvan las grasas que ocasionan
contracciones.Si consumís alimentos grasos y ricos en almidón, la
vesícula va a enviar más bilis al intestino originando un mayor trabajo
debido al aumento de contracciones que se combinan con los gases
intestinales, originando fermentación bacteriana e inflamación.

¿Cuáles son las preparaciones y alimentos que ocasionan las molestias digestivas?

-Frituras.

-Alimentos industrializados y los que se realizan con trigo, refinados de todo tipo, azúcar común: galletitas, pan blanco.

-Sal.

-Aceites y grasas hidrogenados como la manteca, la margarina.

LEÉR MÁS  Argentina alcanzó los 1.000 trasplantes de médula ósea con donante no emparentado

-Bebidas alcohólicas, gaseosas, jugos industriales, café.

-Alimentos y bebidas que tengan edulcorantes, acidificantes, colorantes y conservantes.

-Pastas,
papa, batata, arroz común. Alimentos cuya composición química hace que
el sistema digestivo tenga dificultades para metabolizar sus componentes
originando un cuadro que se confunde con un cólico hepático. Elevadas
cantidades de conservantes interfieren en numerosos procesos enzimáticos
que el hígado realiza.

¿Qué alimentos y formas de preparación elegir?

-Leche descremada: poca cantidad, debido a que es probable que uno de los síntomas sea la distensión abdominal.

-Quesos: untables descremados.

-Carnes:
son mejor toleradas las blancas como pollo sin piel, pescados de mar,
carré de cerdo y otras con bajo contenido de grasa.

-Los
ácidos grasos esenciales, aquellos que no son sintetizados en el
organismo AGE (omega 3 y 6), ayudan en el metabolismo hepático y están
presentes en las semillas y/o aceites de lino, chía, girasol y sésamo,
el aceite de soja, el germen de trigo y en las nueces.

-Clara de huevo: es bien tolerada.

-Vegetales:
se deben evitar los ácidos orgánicos, la fibra. Inicialmente, nada de
verdura cruda. Son bien toleradas la zanahoria inicialmente hervida,
calabaza, zapallo, pulpa de tomate y zapallitos sin semillas, chauchas
sin hilos y sin porotos y remolacha bien cocida.

-Frutas:
evitar aquellas que tienen mucha celulosa y ácidos orgánicos (no
cítricos, frutillas, cerezas, ciruela, etc.) Sólo banana bien madura
(sin hilos y bien masticada), manzana, pera, durazno y damasco sin
cáscara. También son bien tolerados los orejones de pera y manzana. El
azúcar de las frutas, la fructosa, se metaboliza en el hígado y colabora
en su depuración. En cambio, el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF),
edulcorante refinado obtenido por hidrólisis del almidón, no es
saludable como muchos creen ni tampoco es apto para diabéticos. Las
frutas, ricas en fructosa, contienen fibra y esto hace que el tránsito
por la sangre se aminore. Pero si se consume JMAF refinado, esto no
sucede y se ocasiona una absorción celular rápida con aumento de
colesterol y de triglicéridos generando hígado graso. Para colmo, estos
azúcares no activan los controles cerebrales que originan la saciedad
ocasionando mayor apetito.

LEÉR MÁS  Argentina alcanzó los 1.000 trasplantes de médula ósea con donante no emparentado

-Miel de abejas: estimula su metabolismo y su capacidad depurativa.

-Bebidas: jugos caseros de frutas permitidas, licuados.

-Aceites vegetales puros sin cocinar, solo para condimentar: oliva, canola, girasol, etc.

-Condimentos: evitar los picantes (pimienta, pimentón, ajo, etc.)

-Infusiones: mate y té claros.

-Caldos: caseros de verduras permitidas.

Ciertas hierbas ayudan a reparar el hígado, desintoxican, protegen, reducen la inflamación. Estas son:

-Cardo mariano: se puede incluir mezcladas con las verduras o tomarla como infusión.

-Diente de león.

-Boldo.

-Manzanilla.

Comé
despacio y mastica muy bien. El hígado no es el responsable de tus
molestias. Es un problema digestivo. Deberás tener presente todos estos
consejos para evitar su progresión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here