Lunares y manchas en la piel: cuándo consultar al médico

 

Por eso, a menos de un mes del inicio del verano, los especialistas en piel del ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires recomendaron efectuar una consulta al dermatólogo toda vez que observen cambios en manchas y lunares, como aumento de tamaño o color, picazón o sangrado.

 

“Así como la mayoría de las mujeres se controla una vez al año para la detección temprana del cáncer de mama y de cuello uterino, la población en general debe concientizarse de que, al menos una vez al año, debe concurrir al control dermatológico porque la detección temprana del cáncer de piel permite curarlo o bien prolongar la sobrevida”, explicó la dermatóloga Julia Talanczuk, del hospital provincial “Mi Pueblo” de Florencio Varela, donde este mes se llevó a cabo la 3º Campaña contra el Cáncer de Piel.

 

En el marco de esa iniciativa, que se realizó en conjunto con la Sociedad Argentina de Dermatología, concurrieron para examinarse unos 400 interesados de los cuales un 20 por ciento deberá someterse a análisis específicos por habérsele detectado signos de riesgo.

 

“El melanoma es el cáncer con mayor capacidad de metástasis, luego están los cánceres de piel menos agresivos, como el espinocelular y vasocelular que, no obstante, también deben ser detectados a tiempo e intervenidos”, explicó Talanczuk.

 

Todos suelen asentarse sobre lunares o manchas previas. Por eso, señaló la experta, “a esta altura del año, cuando uno comienza a usar traje de baño, shorts y remeras debemos observar en detalle la piel y reparar en eventuales cambios en lunares o manchas. En tal caso, no hay que demorar la consulta”.

 

Para prevenir el desarrollo del cáncer de piel, lo más apropiado es resguardarse del sol: no exponerse entre las 10 y las 16 resulta ideal. No obstante, si en ese horario es preciso estar al aire libre, será indispensable usar cremas con factor de protección 30 o pantalla total en caso de pieles muy claras o con daño previo.

 

“El protector debe colocarse al menos media hora antes de la exposición y renovarlo cada dos horas”, agregó Alicia Rositto, jefa de dermatología en el hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata.

 

Qué hacer con los niños

Dado que tienen un menor desarrollo del sistema inmunológico, a los bebés de hasta 6 meses no se les debe aplicar protectores solares en crema (químicos) por el riesgo de reacciones alérgicas.

 

“Además hay que evitar salir con bebés en las llamadas horas pico, porque incluso las nubes dejan pasar los rayos y, tanto la arena como las paredes y el resto de las superficies, refractan los rayos y queman, inclusive si el niño está bajo techo o una sombrilla”, explicó Talanczuk. En caso de salir, los chicos deben ser protegidos con gorros, remeras y pantalones claros.

 

Por otra parte, desde el Ministerio de Salud provincial advirtieron que los chicos también son más propensos a sufrir un golpe de calor, un cuadro que se caracteriza por el aumento excesivo de la temperatura corporal combinado con la pérdida de líquidos lo cual acarrea riesgo de deshidratación, fiebre, desvanecimientos y hasta pérdida de conciencia

 

“Los chicos suelen moverse mucho y si los mayores no les ofrecen líquido pueden pasar muchas horas sin tomar nada, hecho que los expone notablemente a la deshidratación”, detalló Luis Crovetto, director provincial de Medicina Preventiva.

 

Por eso, recomendó que a los lactantes se les de el pecho con más frecuencia, y a los más grandes, se les ofrezca bebidas, sobre todo agua, varias horas al día. “Además hay que mojarlos, evitar que se expongan al sol en horas pico, vestirlos con prendas livianas, preferentemente de algodón o lino, no darles bebidas calientes ni alimentos pesados y proponerles juegos tranquilos”, concluyó Crovetto.

 

Recomendaciones:

Consultar al dermatólogo ante cualquier cambio que en un lunar o mancha, o ante heridas que no cicatrizan.

 

Cada uno debe observar personalmente sus lunares y manchas en forma periódica, con ayuda de espejos y de otra persona.

 

No olvidar las palmas y plantas, la región genital, el cuero cabelludo, la boca, el interior del ombligo y las axilas.

 

Controlar los lunares los niños de la familia.

 

Controlar la aparición de nuevos lunares o cambios de los ya existentes en su forma, tamaño y colores.

 

Cuándo consultar de inmediato

Ante la aparición de un lunar o mancha nueva en la piel de un adulto.

 

Por el crecimiento continuo de tamaño o espesor de un lunar.

 

Al notar cambios de color (que se oscurezca o se aclare en forma brusca, o que presente varios colores).

 

Picazón, sangrado o costras sobre un lunar.

 

Revista Saludable

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here