Los diez trabajos más divertidos del mundo

Se trata de trabajos tan extraños y/o divertidos que cuesta creer que paguen por ellos. Estos son algunos de los empleos más raros y divertidos que existen en el mundo.

1. Probador de camas de lujo. Posiblemente sea el trabajo más relajante del mundo: dormir en camas de lujo para probar su calidad. El trabajo consiste en acostarse en una cama de lujo, en mitad de una tienda de camas, y dormir de 10 de la mañana a 6 de la tarde, y luego hablar sobre la experiencia en un blog. El único requisito es tener un sueño profundo.

2. Fotógrafo conductor de bici para Google Maps. Los conductores deben conducir sus triciclos a sitios históricos a donde no pueden llegar los coches. Los vehículos tienen un tubo alto, el cual soporta nueve cámaras, un GPS, una computadora y un generador.

3. Estilista de alimentos y comida. Son personas que trabajan con compañías de publicidad y fotógrafos. No se necesita haber estudiado algo específico o ser parte de una industria específica, pero sí tener la creatividad para hacer que la comida se vea tentadora y apetecible.

LEÉR MÁS  Sus compañeritos del jardín de infantes lo acompañaron a su audiencia por adopción

4. Afilador de lapices. Una profesión con monopolio ya que, por ahora, solo existe una persona en el mundo que se dedique a ello: el norteamericano David Rees, afilador de lápices artesanal. Podes mandarle tu lápiz, o comprarle un lápiz ya seleccionado y afilado. Rees lo mete en un tubo y te lo manda a casa, asegurando que la punta no se romperá, junto con un certificado de autenticidad.

5. Identificador de sexo de pollos. Todo lo que hay que hacer es fijarte si son machos o hembras y acomodarlos de acuerdo a su sexo. Con mucho cuidado se analiza su recto, y se determina el sexo mediante la observación de las diferencias sutiles de musculatura entre machos y hembras, ya que su aparato genital no es fácilmente visible. Se requiere un manejo habilidoso del animal.

6. Probador de golosinas. Tan sencillo como oler y probar cada golosina, dando tu opinión. Además, se supervisa la creación de nuevos sabores y aromas y se proponen mejoras. Otra profesión del estilo, es la de catador de helados. Consiste en degustar distintos sabores hasta dar con el resultado más satisfactorio para ser lanzado al mercado

LEÉR MÁS  Sus compañeritos del jardín de infantes lo acompañaron a su audiencia por adopción

7. Críticos de aire. Empleados de una aerolínea que se dedican a viajar en las compañías de la competencia para averiguar qué ofrecen. Otra opción es la de trabajar como Probador de lunas de miel. La mejor manera de pasar dos semanas en un lugar turístico y, además, ganar dinero por ello.

8. Probador de toboganes. Tommy Lynch viaja alrededor del mundo probando toboganes en parques acuáticos. Y, obviamente, no hay mejor forma de saber cómo funcionan que tirándose una y otra vez por ellos. Debe testear la altura, velocidad, cantidad de agua y aterrizaje de los toboganes, así como los diferentes puntos de seguridad.

9. Probador de cerveza. Antes de que las bebidas salgan al mercado alguien tiene que probarlas, y lo hace cobrando por ello. Debés tener un paladar entrenado para realizar este trabajo. Muchas cervecerías contratan expertos para que prueben sus cervezas y den el visto bueno antes de que salgan al mercado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here