Confirmado: los hombres son unos desalmados. Son capaces de hacer las peores cosas y no sentirse mal al respecto. O sentirse mal, pero muy poquito. O al menos significativamente menos mal que lo que se siente una mujer que cometió la misma falta.

Los resultados de una nueva investigación mostraron que generalmente los sentimientos de culpa más profundos en los varones son causados por comer o beber de más, antes que por comportamientos que afectan a otros, como por ejemplo una infidelidad o el olvido de una fecha de aniversario.

LEÉR MÁS  Alerta por los brotes de Bronquiolitis

Las mujeres en cambio, frente a estas mismas situaciones que dejan más bien indiferentes a los señores, se sienten pésimamente mal, arrepentidísimas.

Ustedes dirán que es porque las mujeres tienden a hacerse problema por todo, a ahogarse en un vaso de agua, etc, etc. Pero los responsables de la investigación opinan que no son niveles demasiados altos de culpa los que sienten las damas, sino que, por el contrario, son demasiado bajos los niveles de culpa que sienten los varones…

LEÉR MÁS  Alerta por los brotes de Bronquiolitis

”La educación y un amplio rango de agentes sociales deben ponerse en acción para reducir la tendencia hacia la ansiedad y la culpa agresiva entre las mujeres y para fortalecer la sensibilidad interpersonal entre los hombres”, dice Itziar Etxebarria, investigadora de la Universidad del País Vasco.

Es que parece que nosotras estamos históricamente entrenadas para satisfacer las demandas ajenas, mientas que ellos están acostumbrados a complacerse sólo a sí mismos. Y esto es interesante: pudieron haber cambiado, en los últimos tiempos, los comportamientos de los varones, pero lo que sigue igual son sus sentimientos, o la falta de ellos. O sea, ellos pueden comportarse como seres considerados, pero en el fondo no les importa. Uno de los investigadores incluso opina que ”puede tomarles cientos de años evolucionar emocionalmente”.

LEÉR MÁS  Alerta por los brotes de Bronquiolitis

fuente: ciudad.com.ar

¿Vieron chicas? Son lo más parecido al eslabón perdido, siempre tuvimos razón…

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here