Uno de los principales beneficios de la vitamina D para el organismo es favorecer la regulación de los niveles de calcio y fósforo. A su vez, su deficiencia se asocia a un mayor riesgo de distintas enfermedades potencialmente mortales. Sin embargo, los réditos no terminan allí, ya que puede proteger contra resfriados, gripes y otras infecciones respiratorias, tal como lo afirmó un estudio que reabre el debate sobre la utilidad de los suplementos nutricionales.
Una investigación sobre 25 ensayos clínicos realizados en 14 países, algunos de los cuales dieron resultados contradictorios, halló ”la primera prueba definitiva” de la relación entre la vitamina D y la prevención de la gripe, aseguraron investigadores en la revista British Medical Journal (BMJ).
Los efectos son mayores en las personas que tienen bajos niveles de este nutriente, que se encuentra en algunos alimentos y es absorbido por el cuerpo cuando la piel se expone a la luz ultravioleta. Mucha gente, principalmente de países con climas fríos y nublados, no tiene suficiente vitamina D.
La vitamina D protege contra infecciones respiratorias, incluyendo la bronquitis y la neumonía, al aumentar los niveles de péptidos antibióticos en los pulmones, según los científicos. Esto coincide con la observación de que resfriados y gripes son más comunes en invierno y en primavera, cuando los niveles de vitamina D son más bajos. También explica por qué el suplemento protege contra los ataques de asma, agregaron.
Durante años, los estudios científicos han defendido conclusiones opuestas sobre este tema. Algunos de ellos demuestran que las personas con niveles bajos de esta vitamina tienen más riesgo de sufrir fracturas óseas, enfermedades cardíacas, cáncer de colon, diabetes, depresión o Alzheimer. Para otros, no existe una prueba que corrobore este riesgo.
El nuevo estudio, realizado por los investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres en base a un gigantesca muestra con 11.000 participantes, clarifica por qué los suplementos parecen funcionar en algunas pruebas y no en otras.
”La conclusión es que los efectos protectores de la vitamina D son más fuertes en las personas que tiene niveles más bajos del suplemento, y también cuando el  es suministrado a diario o cada semana, más que en dosis más espaciadas”, señaló el director de la investigación, Adrian Martineau, en un comunicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here