Cuando hablamos del calentamiento global hay que hacerlo con mucho cuidado y desde un punto de vista crítico. La mediatización ha hecho mucho daño al hecho de que nuestro planeta está calentándose más rápidamente de lo que esperábamos. La exageración y la desinformación ha restado importancia a una realidad. El calentamiento global es un hecho avalado por innumerables pruebas de carácter científico. Que su origen sea antropocéntrico, es decir, que lo hayamos causado nosotros, es otro tema distinto y todavía fruto de numerosos debates en la comunidad científica. Pero, como decíamos, está claro que el 2014 fue el año más cálido del que hemos tenido registro. La tendencia general muestra que la Tierra se sigue calentando y a un ritmo récord. ¿Qué implica esto?
El año más cálido y sus consecuencias

Efectivamente, las mediciones globales realizadas por la NASA, una de las agencias mejor preparadas para este tipo de análisis, comprobaron que 2014 fue el año más cálido registrado desde 1880. Esto supone un hito histórico, como podréis imaginar. Es más, los años más calurosos desde entonces fueron registrados en esta última década. La agencia meteorológica japonesa indicó que el calor global del pasado marzo superaba a la media de calor global de los últimos años. Esto quiere decir que la superficie atmosférica terrestre acumuló más calor que en años anteriores. Pero bueno, teniendo todo esto en cuenta, ¿que puede querer decir? La lógica nos lleva a pensar que, efectivamente, el planeta se está calentando. Y mirando las estadísticas, parece que el calentamiento se está acelerando en los últimos 20 años. Aunque es ”El calentamiento global supone una reducción en los alimentos, desertización y aumento de enfermedades”difícil estudiar sus consecuencias, existen una ingente masa de investigadores tratando de sacar conclusiones.

LEÉR MÁS  Cinco impensadas enfermedades provocadas por la contaminación

En primer lugar, el calentamiento global ya está afectando a diversos sistemas agroalimentarios, reduciendo las precipitaciones y provocando la desertización de ciertas zonas subtropicales. Esto supone una disminución de alimentos y su calidad. También supone un aumento de enfermedades por numerosas cuestiones ecológicas. El deshielo provoca un aumento en el nivel del mar, que aparte de tener una consecuencia global enorme (y difícil de prever), ya implica la inundación de zonas costeras y pérdida de ambientes de marismas y bajíos. Por si todo esto fuera poco, no podemos predecir como cambiarán los grandes ciclos climáticos, pero sabemos que se modificarán. Además, el calentamiento global tiene consecuencias catastróficas en los ecosistemas, haciendo que desaparezcan especies por completo debido al cambio de temperaturas. De todo esto ya tenemos estudios y evidencias que nos hacen decir, sin lugar a dudas, que hay un calentamiento global.
¿Somos culpables del calentamiento global?

LEÉR MÁS  Qué comer si tenés los triglicéridos elevados

Como decíamos, esta es la pregunta que más polémica trae en la comunidad científica. De hecho, es una de las cuestiones que más preocupan a la sociedad por completo. Y no nos ponemos de acuerdo. Me gustaría repetir que hay que tratar el tema con escepticismo y racionalidad. Las evidencias parecen señalar a que tenemos un calentamiento global acelerado. Las causas de la aceleración no están tan claras, ya que son muy difíciles de entender. Probablemente, y así lo dice el consenso científico, la causa se encuentre en la acumulación de dióxido de carbono y gases invernadero, grosso modo. Esto afecta al intercambio energético en los océanos y desencadena un cambio global. Los negacionistas del cambio climático tratan de justificar el calentamiento global con una oscilación climática. Sin embargo, hay que recordar que no importa que un año sea más cálido y otro más suave. Lo importante es ver la tendencia general, ya que no es una medida concreta.

LEÉR MÁS  Refrescate con estas aguas saborizadas caseras

Y la tendencia es claramente ascendente. Uno de los hechos más curiosos es que esta tendencia comenzó en el momento en el que la producción industrial se despertó. Esto coincide con la hipótesis de acumulación de gases de efecto invernadero, lo que encaja con los cambios en los ciclos energéticos. Sin embargo, aunque esto pueda parecer lógico, necesitamos más pruebas para confirmar lo que sospechamos. Aquí es donde la comunidad científica tira de los pelos, ya que cada cual interpreta los datos como quiere. Es importante llegar a un consenso y a una decisión conjunta. ¿Por qué? Muy sencillo, porque es la única manera en la que podríamos tomar medidas, en caso de que esto fuese posible. Efectivamente, no tenemos claro si hay marcha atrás o no. Creemos que podemos mitigar la aceleración pero, en general, los investigadores dudan mucho que se puedan revertir los efectos del calentamiento global y el cambio climático. Algunas de sus consecuencias menores, como ya hemos visto, están presentes en nuestro día a día. Pero esperamos que las más catastróficas no las tengamos que ver nunca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here