La utilización del chupete como elemento apaciguador siempre estuvo acompañado de opiniones a favor y en contra. Muchos padres optan por restringir su uso pero otros lo adoptan como un elemento más de la crianza de su hijo. El hábito de succión es una de las primeras actividades coordinadas en el neonato: la succión no nutritiva provoca sensación de calidez y seguridad y por eso el chupete se transforma en un gran pacificador.
Lo cierto es que casi todos los bebés utilizan chupete, ya sea como forma de entretenimiento para que no lloren o para engañar al apetito cuando comienzan a tener hambre. Cuáles son sus beneficios y cuáles son los mayores peligros, según los expertos.
Según la Asociación Española de Pediatría, el chupete no es un elemento malo, aunque advierten que, como con todas las cosas, no se debe hacer abuso. Pero, en qué situaciones es muy recomendable?
–Es aconsejable luego del mes de vida cuando la lactancia ya está bien establecida. Es importante que los profesionales de la salud sepan que el uso del chupete a veces puede ser un indicador de dificultades en la lactancia, por lo que es necesario en esas situaciones poder guiar a las madres de manera adecuada para que desarrollen las habilidades adecuadas y para que tengan confianza en sí mismas.
-Durante procedimientos dolorosos en unidades neonatales, en situaciones en donde no sea posible que el bebé mame, la succión del chupete es un gran método analgésico no farmacológico para tener en cuenta.
–Para los bebés que son lactados de forma artificial, se recomienda el uso del chupete, ya que estos niños presentan características específicas que pueden llegar a aumentar el peligro del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.
Por otro lado, hay varios detractores. Por ejemplo, la doctora doctora Silvia Jiménez, de la Clínica Ciro de Madrid, aseguró que las consecuencias de su uso continuo a partir de los 3 y 4 años puede llevar a la aparición de mordida abierta, lo que significa que cuando el niño cierra la boca, queda una separación entre los dientes superiores e inferiores.
-Cuando el bebé succiona, la tetina del chupete se apoya sobre el paladar, lo que provoca una falta de desarrollo del hueso maxilar en a lo ancho que puede terminar en una asimetría facial.
-La Asociación Americana de Odontología Pediátrica afirma que el uso continuo del chupete es más nocivo que usar el chupete en momentos específicos.
–Para que el chupete sea seguro: sus piezas deben estar unidas con la suficiente resistencia como para que no puedan romperse o separarse entre sí; los bordes deben ser redondeados para evitar cortes o heridas; el disco del chupete debe tener al menos 2 orificios de ventilación de un diámetro mínimo de 4 mm., para evitar que el niño se sofoque; la tetina, cualquiera sea su forma, debe ser de un material flexible y tener una longitud máxima de 30 mm; pueden ser de látex o de silicona y deben ser sustituidos en cuanto se aprecien marcas de mordeduras.
LEÉR MÁS  Ansiedad por comer: por qué la tenemos y cómo evitarla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here