Luego los piercings extremos y los alocados tattoos, los japoneses decidieron dar un paso más en la búsqueda de la excentricidad, y planean imponer la moda de la ”cabeza de rosquilla”.

Se trata del ”Bagle Head”, que consiste en inyectarse solución salina en la cabeza a modo de suero, hasta inflar toda la frente. Si bien la deformación de las facciones resulta temporaria, es de gran impacto visual ver a alguien que se sometió a una sesión de este peculiar suero.

Según precisaron expertos, la intervención dura alrededor de dos horas, e implica unos 400 centímetros cúbicos de solución salina. Al finalizar el proceso, el intrépido que quiere estar a la moda debe presionar el medio de la burbuja y disfrutará por 16 horas de una verdadera ”cabeza de rosquilla”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here