La importancia de la hidratación para una piel saludable

La piel una coraza contra agentes del ambiente. Es el órgano con mayor extensión en una persona y diferente si eres hombre o mujer. La de los primeros es fuerte, grasa, gruesa y genera más sebo; mientras que en las segundas es más sensible y fina.

La deshidratación afecta su equilibrio natural, resistencia y flexibilidad, además de dificultar sus funciones protectoras.

No importa la edad o época del año, ocurre precisamente por la exposición a agentes externos que debilitan el mecanismo de resguardo.

Es necesario brindarle ayuda para que no se reseque, agriete y mucho menos se descame o se produzca tirantez. Las manchas, arrugas y celulitis también son causas de la deshidratación.

Ayuda a hidratar tu piel

A medida que transcurre el tiempo las glándulas sebáceas ya no están tan activas y la piel no tiene la misma capacidad de retener agua; de hecho, el sol, la calefacción o aires acondicionados agreden la piel haciendo que el líquido contenido en esta se evapore.

Pero, ¿cómo salvarla? Nu Skin te lo explica.

Ya está claro que es fundamental beber agua. Un plus en el proceso es el uso de cremas que aporten luz y suavidad, según las necesidades de cada piel.

Al adquirir un cosmético para cuidar la dermis procura que contenga:

  • Ingredientes humectantes (glicerina, PCA de sodio y ácido hialurónico) que permiten la retención de agua en la capa más externa de la dermis.
  • Ingredientes emolientes (extracto de algas, fosfatidilcolina y manteca de karité), porque son los que otorgan elasticidad y suavidad manteniéndose en la superficie, lubricándola y minimizando la descamación.
  • Ingredientes oclusivos (ciclometicona y dimeticona) como siliconas que ralentizan la evaporación del agua, formando una membrana delgada que bloquea la salida del líquido.

Relajar, refrescar y revitalizar

LEÉR MÁS  La SAP recomienda "cero alcohol" hasta los 18 años

Cuando se trata de la piel de la cara, hay que ser más cautelosos son la hidratación, porque es más sensible. Se recomienda optar por limpiezas que relajen y refresquen el rostro.

La exfoliación renueva células, considerando que a medida que avanzamos en edad, empiezan a evidenciarse las arrugas y somos más propensos a la resequedad. Como algunas de las células que mueren no son renovadas, es necesario retirarlas para que no se amontonen toxinas y haya oxigenación.

Cuando aplicamos una exfoliación esporádica, retiramos las células muertas, se regenera el estrato córneo y mejora la hidratación.

Según el tipo de piel, conviene hacerlo cada 10 o 15 días, dependiendo del grado de sensibilidad cutáneo, para evitar que se produzcan irritaciones. Incluye en el proceso los codos, planta de los pies y rodillas.

Hidratar va de la mano con nutrir

LEÉR MÁS  La SAP recomienda "cero alcohol" hasta los 18 años

Otro secreto para la hidratación son las comidas diversas, pero balanceadas. Vitaminas, proteínas y ácidos grasos son vitales para la generación de células que nutran la dermis.

Según explican dermatólogos, los flavonoides, vitaminas B6, C, calcio, hierro, minerales con magnesio y los betacarotenos respaldan la humectación del estrato córneo hasta por dos meses. En la avena, aguacate, chocolate negro, frutos rojos, kiwi, tomate, naranja y nuez se hallan estas propiedades.

La ingesta constante del alcohol y consumo de tabaco son nocivos para la salud de la piel. Por el contrario, los saunas y baños de vapor y termales ayudan a su hidratación.

La limpieza es esencial. Para que sea efectiva, hay que hacerla en las primeras horas de la mañana, antes de nuestras actividades diarias, y en la noche para eliminar residuos.

Por último, no dejes de dormir bien. El sueño es reparador por excelencia y al dormir se recupera el sistema inmunitario, mejorando la producción de colágeno. Descansa al menos ocho horas, notarás cómo favorece tu piel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here