La felicidad engorda

»Tengo angustia oral», »Como mucho para no llorar», »Siempre arraso con la heladera cuando estoy triste», son varias de las frases que las mujeres usualmente dicen para tratar de justificar esos kilos de más que se evidencian en jeans que no cierran y vestidos que parecen explotar.

Pero todas estas frases podrían ser fácilmente refutadas gracias a los resultados de un estudio realizado por psicólogos de la Maastricht University en Holanda. El estudio concluye que si sos del tipo de persona cuyo humor cambia el modo de comer – el 75 por ciento de los casos – sos más propenso a consumir más calorías cuando estás feliz que cuando la tristeza acecha.

LEÉR MÁS  La tuberculosis no está erradicada en Argentina

Participaron del experimento 87 alumnos de la Maastrich University, según informa el Daily Mail. Para cambiar el estado anímico de cada uno, les mostraron videos. Mr Bean para generar buen humor, un documental de pesca para que el humor sea neutral y una parte de una película triste para que se sintieran deprimidos.

Luego, les acercaron comida y los investigadores midieron cuánta cantidad ingerían luego de ver cada video. Los estudiantes que comían según su estado emocional (emotional eaters) ingirieron más cantidad luego de ver los videos que generaban buen humor.

Los resultados demostraron que las personas que comen guiados por su estado anímico lo hacen exageradamente cuando se sienten felices. »Estos resultados pueden ser esenciales para tratar la obesidad. Demuestran la importancia que las emociones positivas tienen a la hora de comer», especificaron los psicólogos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here