Qué alimentos protegen contra patologías como cataratas, degeneración macular y ojo seco.

“Comé zanahoria, que es buena para la vista”, repiten las abuelas. Pero no es ese el único alimento aliado de los ojos. Según diversas investigaciones, entre ellas el Estudio de Enfermedades Oftálmicas Relacionadas con la Edad (AREDS, por sus siglas en inglés), los alimentos con alto contenido de vitaminas C y E, zinc, luteína, zeaxantina y los ácidos grasos omega 3 (DHA y EPA) son buenos para la salud ocular y para la salud en general.

“Esos nutrientes se asocian con un menor riesgo de degeneración macular relacionada con la edad (DMRE), cataratas y ojo seco en la edad madura”, explica la oftalmóloga Carolina Colutta, directora médica del Instituto Oftalmológico de Buenos Aires (IOBA). Es decir, cítricos, aceites vegetales, nueces, cereales integrales, verduras de color oscuro y pescados de agua fría son excelentes para la salud ocular.

LEÉR MÁS  Puntos blancos: qué son y cómo evitarlos

Ojo seco

Los ojos tienen glándulas que bombean lágrimas que contienen aceites similares a los ácidos grasos omega 3 y 6. Existe evidencia de que consumir alimentos ricos en ácidos grasos puede ayudar a reponer también los aceites de los ojos. Por lo tanto, se recomienda agregar nueces y pescados como salmón a la dieta, sostiene la especialista.

LEÉR MÁS  Puntos blancos: qué son y cómo evitarlos

Cataratas

Según investigadores del King’s College de Londres, los alimentos ricos en vitamina C ayudan a controlar el desarrollo de cataratas. Los científicos consideran que consumir una mayor cantidad de vitamina C en la dieta podría aumentar el volumen de este compuesto alrededor del cristalino, ofreciéndole así una mayor protección. Las mejores fuentes son frutillas, kiwi, pomelo, melón, brócoli y tomate.

Retina

Los alimentos que protegen la mácula son los que contienen zeaxantinas, luteína, vitaminas C y A, betacarotenos y zinc.

Una dieta variada y balanceada contribuye a la salud visual y general.

El huevo, brócoli, acelga y espinaca contienen zeaxantinas y luteína; el repollo, vitamina A; la zanahoria, betacarotenos; las ostras aportan zinc; mientras que los cítricos y las frutillas, vitamina C. “Por lo tanto, las dietas mediterráneas son las recomendadas porque abundan las frutas y verduras y son bajas en lácteos“, señala Colutta.

LEÉR MÁS  Puntos blancos: qué son y cómo evitarlos

Los frutos rojos (frambuesas, cerezas y arándanos) son ideales para el mantenimiento y reparación de la retina, mejoran la adaptación y captación de la luz, porque poseen antocianidinas, que son las encargadas de mejorar el flujo sanguíneo de la visión.

La vitamina A se encuentra en muchos alimentos, incluyendo vegetales de hojas verdes, verduras de color anaranjado (zanahorias, batatas, calabaza), huevos y melones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here