La alta velocidad, se transformó en la velocidad normal, al igual que aprovechar el poco tiempo de descanso para poder trabajar un poco más. ¿Hemos olvidado cómo relajarnos? A continuación, recopilamos algunas razones por las que nos sentimos tan exhaustas.

Mujeres en modo ON

La calificación de “adicta al trabajo” ya no tiene la connotación negativa de hace unos años. Por el contrario, muchas mujeres sienten que son más productivas trabajando que sentándose a “no hacer nada”. Según una encuesta realizada por la Revista Women´s Health y The Doctors, casi el 63% de las mujeres afirman que raramente priorizan el tiempo de inactividad al día.

Además, las mujeres dedican menos tiempo a descansar y relajarse que los hombres, y un llamativo 91% desconocen y ni consideran el concepto de relajación total, según estudios del Pew Research Center que cita el artículo de la misma revista. “El problema es cuando estar en modo ON, se vuelve crónico y rutinario, y los momentos de ocio resultan extraños e incómodos para el cuerpo y para la mente. La idea de conseguir un momento de descanso puede, paradójicamente, hacer que las mujeres se sientan incómodas”, agrega. Melissa McCreery , psicóloga y fundadora del sitio web Too Much On Her Plate, asegura a Women´s Health que “la incapacidad para relajarse tiene un precio sorprende para la salud, especialmente cuando no se reconoce”.

Más ambición

“La falta de voluntad, convertida en la incapacidad para relajarse, responde en gran medida al cambio de ambiciones que hubo en la mujer”, señala el mismo artículo y explica: “15 años atrás, solo un 25% de las mujeres consideraba al desarrollo de una carrera como un valor importante. Hoy, en cambio, el 42% de las mujeres lo hace, y no necesariamente tiene que ver con el dinero”, afirma a Women’s Health Nicole Williams, autora de Girl on Top, una guía para el éxito profesional. El concepto estrella del siglo XXI es ”tenerlo todo”, y esto que alimenta la mentalidad de que cada momento de respiro podría estar siendo utilizado para avanzar.

La ilusión de las redes sociales

Según Women’s Health, rara vez las mujeres estamos desconectadas. “El 83% de los adultos en edad joven han dormido con sus teléfonos celulares, de acuerdo con el Pew Research Center, y según nuestra encuesta, el 30% de las mujeres consideran sus teléfonos inteligentes parte de sus vidas”, informa. Larissa Faw, una escritora especializada en comunicación en el nuevo milenio, dice en el mismo artículo: ”Antes de los teléfonos inteligentes y las redes sociales, uno sólo podía compararse con los que lo rodeaban. Ahora se puede ver lo que todo el mundo está haciendo en tiempo real, por lo que uno se siente constantemente como si debiera hacer más”.

También está el miedo…

“Estar constantemente ocupado es también una forma de posponer las decisiones difíciles de la vida”, asegura la psicoterapeuta Kimberly Moffit en la Revista Women’s Health, y argumenta: ”Las mujeres evitan relajarse porque, inconscientemente, tienen miedo a encontrarse cara a cara con lo que realmente les molesta”. “Este tipo de evasión emocional puede provocar dependencia y acumulación de tensión mental, en un ciclo de nunca acabar”, advierte la psicóloga clínica Elizabeth Lombardo, autora de “A Happy You: Your Ultimate Prescription for Happiness”.

Incertidumbre

Melanie Shreffler, de la bitácora de marketing joven Ypulse, dijo a la Revista Forbes: ”las mujeres esperaban que las cosas fueran mejores cuando llegaran a ocupar las posiciones que ocupan, pero en cambio, están empezando de abajo y deben luchar. Aunque quieran, no pueden ver el final del túnel, porque tiene muchos giros y vueltas. Es imposible ver cómo será la vida dentro de 20 años, pero ellas no saben por lo que están luchando, lo que hace muy difícil avanzar”.

Descuidar la salud

Desde una perspectiva médica, el sitio especializado en salud Web MD publicó un artículo en el que asegura que muchas personas se sienten cansadas hoy en día. A su vez, menciona las principales causas posibles: alimentación (el café y el azúcar te dejan fatigada por las fluctuaciones en el azúcar en sangre que provocan), cantidad de horas de sueño, cuánto ejercicio físico has realizado. “Otra causa común es la anemia, deficiencias en nutrientes esenciales como el potasio, depresión, problemas de tiroides, diabetes o una enfermedad cardiovascular no detectada”, sugiere el portal y asegura: ”A veces, con un pequeño arreglo, puedes solucionar tu problema”.

Más motivos

Los Doctores Michael P. Leiter y Maslach Christina detectaron seis fuentes específicas de agotamiento en el trabajo, según un artículo en el sitio especializado Psyschology Today: “La falta de control, la desconexión entre los valores propios y los de la organización, una retribución insuficiente, sobrecarga de trabajo, injusticias o desigualdad con los empleados…, no hay retroalimentación entre colegas”.

En el trajín de querer estar en todos lados, cumplir con el trabajo y evadir la reflexión, una se termina agotando. No es que hayamos olvidado cómo relajarnos, pero se vuelve una misión cada vez más complicada. ¿Existirá el camino de regreso en el contexto en el que vivimos hoy?

Fuentes: Revista Women’s Health, Revista Forbes, Web MD, Psychology Today

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here