De acuerdo con los investigadores, más allá de saber si mandamos o no a terapia de rehabilitación a las ratas, el estudio apoya la teoría de que los alimentos altos en grasas y en azúcar estimulan el cerebro de la misma manera en que las drogas lo hacen, lo cual pude explicar porque algunas personas no pueden resistir este tipo de alimento a pesar de que sepan que no son el todo saludables.

El por qué optaron por utilizar galletas Oreo fue debido a que éstas son sumamente agradables para el paladar de las ratas, precisamente el tipo de alimento alto en grasas y en azúcar sumamente comercializado en comunidades de ingresos bajos y por ser también la galleta favorita de los estadounidenses.

La investigación mostró que para las ratas la asociación entre los efectos placenteros de degustar unas sabrosas galletas Oreo en un ambiente específico son tan intensos como lo son para la cocaína y la morfina en ambientes similares.

Para el estudio los investigadores dieron de comer galletas Oreo a ratas hambrientas en un extremo de un laberinto y en el otro extremo les dieron pasteles de arroz los cuales no son del total agrado de las ratas.

Se les dio a las ratas la opción de elegir el lado del laberinto al que irían, pero sin alimento alguno presente, y se midió cuanto tiempo pasaban en el lado en el que habitualmente eran alimentadas con Oreos en comparación con el lado en el que les era dado pasteles de arroz.

Se repitió el experimento con otro grupo de ratas, con las cuales en vez de ser alimentadas con Oreos y pasteles de arroz fueron inyectadas con sustancias adictivas como la cocaína y morfina, cuando las ratas se encontraban de un lado del laberinto y con sustancia salina en el otro extremo del mismo laberinto.

Como resultado se obtuvo que las ratas con gusto por las galletas Oreo pasaban tanto tiempo en el lugar (ya sin galletas) en donde se les daban de comer éstas, como las ratas (a las que se les administró drogas adictivas) permanecían en el lugar del laberinto en donde les era administrada la sustancia.

Los investigadores continuaron el estudio midiendo la cantidad de proteína c-Fos en el centro del placer del cerebro de las ratas, con lo que se observó cuantas células se activaron en una específica región del cerebro como respuesta a las drogas o a las Oreo.

Por lo anterior se deduce que las Oreo estimularon tantas neuronas como la cocaína o la morfina, apoyando la idea sobre que los alimentos altos en grasas y azúcar son adictivos.

Fuentes:

Society for Neuroscience
Student-faculty research shows Oreos are just as addictive as drugs in lab rats

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here