Así es, ni el mejor antiarrugas logrará revertir la huella física que deja esta condición clínica. ¿Cómo lo sabemos? Gracias a un estudio realizado en Holanda y publicado en la revista Molecular Psychiatry, en él los investigadores examinaron los cromosomas en las células de 2 mil 400 participantes busca de telómeros —cadenas de ADN en los extremos de los cromosomas— y descubrieron que las personas con depresión tenían telómeros significativamente más cortos y se volvían más cortos cada año (los telómeros cortos se han relacionado con la obesidad, enfermedades del corazón, diabetes, algunos tipos de cáncer y otros problemas de salud).

El estudio concluyó que aquellos que estuvieron deprimidos clínicamente durante dos o más años mostraban un envejecimiento ¡de 7 a 10 años mayor en comparación con los que no lo estaban!

Esto no es algo sorprendente si nos ponemos a pensar en la forma cómo luce nuestro rostro —cansado, ojeroso, sin brillo— y cómo nos sentimos —a veces hasta adoloridos— tras tener solo un par de malos días por algún disgusto o tristeza… es evidente que el cuerpo paga factura por nuestras emociones.

Y mientras más investigación se realiza al respecto, vale la pena tener una visión más optimista de la vida, no solo por salud, ¡ahora hasta por vanidad!

YahooAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here