Si bien entre los 20 y los 30 años pareciera ser muy temprano para someterse a tratamientos faciales, especialistas coinciden en que tratar las señales del paso del tiempo cuando comienzan a aparecer es una excelente opción.
Lo que ahora sorprende es que en medicina estética el consejo también esté ganando terreno.

 Pese a lo que muchos creerían, acerca de que una joven de 20 años poco tiene que hacer en el esteticista, parece que la tendencia es ganarle al paso del tiempo y prevenir la aparición de arrugas faciales. Según un estudio de la revista Jama Dermatology, se comprobó que nunca es demasiado temprano para prevenir la aparición de las odiadas “líneas de expresión”. Los autores del estudio resaltan la importancia de prevenir la aparición de arrugas dinámicas.

LEÉR MÁS  La importancia de la hidratación para una piel saludable

 Según el mismo, al relajar la musculatura facial y disminuir la acción de los músculos de forma temprana, se evita que se agraven las arrugas ya existentes y previene la formación de nuevas.

 Por ende, la iniciación de un tratamiento regular con la toxina botulínica tipo A en un individuo de 20 a 30 años tendrá un efecto relevante en la apariencia de su rostro cuando tenga 40 ó 50 años.

LEÉR MÁS  La importancia de la hidratación para una piel saludable

 La toxina botulínica tipo A busca retardar la aparición de las arrugas causadas por la gesticulación diaria e impide la profundización. La piel está constantemente autorreparándose y, en el caso de las arrugas, el colágeno tiende a recuperarse, pero como el movimiento persiste, se vuelve a dañar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here