Las personas no sólo buscarían lo similar sólo en apariencia, sino también en rasgos de personalidad de la mascota.

El perro es el fiel compañero del ser humano, y es probable que haya sido el primer animal en ser domesticado. Es por eso que entender su comportamiento y saber reconocer si es capaz de comprender situaciones y emociones es de suma importancia, así como también poder discernir cuáles son los motivos subyacentes a la hora de elegir una mascota.

Mucho se ha indagado sobre el tema. ¿Por qué la gente elige a los perros que se parecen más a ellos mismos? Michael Roy, de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, fue unos de los primeros psicólogos en investigar el tema. El experto sugirió que quizás se deba a una especie de ”comodidad” con lo familiar. De acuerdo a esta teoría, las personas no sólo buscarían aquello que sea similar sólo en apariencia, sino también en rasgos de personalidad.

Es que los perros no son sólo mascotas, sino miembros de la familia, amigos y compañeros leales. Mariana Bentosela es psicóloga de la UBA, y tiene un doctorado en Comportamiento Animal. Es investigadora del CONICET y estudia la comunicación entre perros y personas. En diálogo con Infobae, se refirió a este tan popular mito sobre el parecido entre mascota y ser humano, pero subrayó el vínculo entre dueño y can como la causa de este fenómeno.

”Los perros aprenden muchas cosas de sus dueños dado que conviven con ellos y tienen un fuerte vínculo de apego. Por ejemplo, si la persona le tiene miedo a los perros y cada vez que se cruzan a uno, sujetan con fuerza la correa, y evitan al animal, es posible que el perro también desarrolle temor ante este estímulo”, explicó la investigadora del CONICET.

Sin embargo, también destacó el hecho de que las personas buscan en su mascota características que valoran en otros: ”En muchas ocasiones también los dueños eligen perros que puedan corresponder a las características que le resultan deseables, por ejemplo un perro muy sociable o muy cariñoso. En este sentido es que pueden encontrarse ciertos parecidos”.

    En muchas ocasiones también los dueños eligen perros que puedan corresponder a las características que le resultan deseables

La doctora Bentosela se especializa en la comunicación entre perro y ser humano y la capacidad cognitiva del can. En su último estudio indagó en las respuestas sociales en lobos criados por humanos y las comparó con las de perros que viven en casas de familia. Los lobos que participaron del experimento son nativos de Wolf Park en Indiana, Estados Unidos, y el trabajo fue hecho en colaboración con los doctores Clive Wynne y Monique Udell.

En este marco, descubrieron que ”los perros eran más sociables tanto con un extraño como con una persona familiar y miraban más a la cara que los lobos, aún cuando habían sido criados por humanos”. La experta resalta que ”el efecto más importante de la domesticación parecería ser que los humanos se vuelven compañeros sociales de los perros y de ahí que ellos aprenden tan rápidamente de las personas”.

Pero en ambos grupos los animales estaban más tiempo con la persona conocida que la desconocida, lo que remarca la importancia de las experiencias previas con la gente y del vínculo emocional que se forma entre ambos. Entonces, ¿pueden estos animales entender emociones humanas?

Bentosela hace una distinción: ”Más que entender hablamos de reconocer. Los perros pueden reconocer algunas emociones humanas pero en general necesitan un entrenamiento para eso. Esta área de investigación es incipiente por lo que aún resta mucho por trabajar para conocer hasta dónde llega esta habilidad en los perros”.

    Los perros pueden reconocer algunas emociones humanas pero en general necesitan un entrenamiento para eso

Y de aquí surge uno de los interrogantes esenciales sobre ”la ciencia de los perros”, que tiene que ver con la relevancia de estudiar las capacidades cognitivas y comunicativas de estos animales.”Ocupan un lugar fundamental en la sociedad humana desde los trabajos que desempeñan (asistencia a discapacitados, búsqueda y rescate de personas, guardia, entre otros) hasta su rol como mascotas”, explicó la especialista.

”Los perros son muy hábiles ‘leyendo’ nuestras conductas y utilizan señales y movimientos corporales sutiles, incluso expresiones faciales. También usan claves olfativas y auditivas. Se sabe que aumentan las sensaciones placenteras, disminuyen el estrés y las sensaciones de soledad”, resumió Bentosela, y aseguró que ”conocer las características de los perros permite desarrollar estrategias para mejorar el vínculo entre ellos y los seres humanos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here