El camino a la felicidad

En esos casos estamos más cerca de la felicidad que la depresión, es por eso que hoy en vivirsalud veremos algunos “trucos” muy sencillos para sentirnos más felices, sin tener que recurrir a costosos tratamientos.

Un pensamiento feliz puede generarnos alegría, piensa en algún amigo, vecino, o compañero de trabajo feliz, verás que cuando piensas en él automáticamente te sientes mejor.

Un buen método es pensar en aquellas cosas por las que estamos agradecidos, cuando eres agradecido, también eres más feliz.

Busca amigos que se sientan felices. Tu entorno es fundamental para sentirte bien y ser más entusiasta, las personas pesimistas y negativas nos hacen sentir de ese modo.

Camina unos 15 minutos por día, el aire fresco te va a ayudar a sentirte mejor, busca un parque, un jardín, un lugar abierto en el que te guste pasar tiempo.

Respira profundo, lo creas o no quizás no le estás dando demasiado oxígeno a tu cuerpo, toma asiento por un minuto y respira profundamente.

Son las pequeñas cosas de la vida las que nos hacen felices, incorporar actividades que te hagan sentir mejor cada día es un gran paso hacia la felicidad.

Puedes pensar en la felicidad como una suma de “momentos felices”, e ir de uno de estos momentos a otro durante todo el día, de esa forma seguramente te sentirás más positivo y sobretodo más feliz.

fuente: vivirsalud.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here