El acné y sus mitos

Tener granitos en la cara, acné, es un problema difícil de transitar para mucha gente, algo que ”marca” no sólo por las cicatrices que deja cuando es mal tratado sino por el malestar emocional que conlleva.

Los que lo padecen se avergüenzan, el espejo se transforma en enemigo y hasta sienten que no podrán tener una relación amorosa o, sencillamente, no podrán bailar en una fiesta por temor el rechazo. Suele ocurrir que mucha gente recuerde con desdén su primera juventud por aquellos insoportables granitos en la cara que le arruinaban lindos momentos. Eso pasa, y pasa mucho.

El acné es un cuadro que aparece principalmente durante la pubertad y adolescencia (aunque es cada vez más frecuente su inicio antes de los 12 años), y suele persistir en la adultez. Es importante saber que no es un proceso por el cual todos debemos pasar, inevitablemente, en el camino a la adultez. No sólo porque muchos adolescentes que no lo sufren sino, también, porque hoy existen muchas opciones de tratamientos que evitan ese aspecto desagradable que ocasiona esta enfermedad. Existen mitos en relación al acné y es mejor tomar nota y desterrarlos.

Chau mitos

1) El sol mejora el acné: FALSO

La exposición al sol sin protección no mejora el acné: al contrario, puede ser muy negativa. Muchos de los tratamientos que se usan, al estar en contacto con el sol manchan la piel. Y, además, las zonas de piel inflamadas al broncearse quedan marcadas. Es importante recordar que toda exposición al sol sin protector aumenta el riesgo de arrugas y cáncer de piel. En los pacientes con acné, estén o no haciendo tratamiento, se recomienda salir al sol con protección solar mayor a 30 y tener la precaución de que el protector que se utiliza diga en su etiqueta no comedogénico u oil free. Utilizar alguno muy aceitoso podría empeorar el cuadro.

LEÉR MÁS  El 10,2% de la población argentina tiene alguna discapacidad

2) Hace bien apretarse los granitos: FALSO

Es otro de los mitos que frecuentemente observamos en los consultorios como dermatólogos pediatras. Los adolescentes o las madres suponen que hacer drenar el grano purifica la piel y quita la mala imagen. No permitas que te aprieten los granitos y mantenete lejos del espejo.

El riesgo de apretar los granitos consiste en que al romperse el folículo pilosebáceo (una especie de bolsita donde esta el proceso inflamatorio) éste se abra y afecte zonas más profundas de la piel, y provoque una inflamación más severa, que -al ser más profunda- al curar deja secuelas como cicatrices.

Si tratamos como corresponde esa lesión no debería dejar marcas, y, a su vez, el segundo riesgo consiste en la posibilidad de una infección profunda sobre una lesión que es superficial. Por todo esto, si bien la sensación de purificación que provoca explotar un granito y que salga todo hacia fuera es indiscutible, las consecuencias pueden ser serias y permanentes.

LEÉR MÁS  Diabetes gestacional: un fenómeno que crece exponencialmente

3) Los nuevos productos garantizan soluciones mágicas: FALSO

Ante la presencia de acné inflamatorio, como se llama a este tipo de acné, que se presenta con granos rojos o con punta, es fundamental acudir al especialista, en este caso el dermatólogo, y que este indique el tratamiento adecuado, que muchas veces va a ser tratamiento con cremas, medicación para tomar por boca, y trabajo conjunto con cosmetólogas o cosmiatras. Es clave destacar que no hay soluciones mágicas, ningún tratamiento mejora el acné de la noche a la mañana, como prometen algunas publicidades.

Es importante recordar que, en algún momento, casi todos tendrán que hacer frente al acné y hoy, con el tratamiento adecuado y la información correcta, los resultados son muy buenos. Por el contrario, sin tratamiento hay posibilidades de que el acné deje cicatrices permanentes y afecte de manera importante la autoestima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here