En la actualidad, es uno de los productos más consumidos en todo el mundo, ya que es asequible, rico en nutrientes y se puede preparar de numerosas formas; ¿usás cada variedad correctamente?

El arroz admite una gran combinación de ingredientes y existe en diferentes variedades, que son más o menos recomendables para elaborar distintos platos.

Así, dependiendo de la receta que queramos preparar, quedará mejor que otro. ¿Sabes qué variedad conviene? Se calcula que existen hasta 2.000 tipos distintos de arroz en todo el mundo, aunque aquí solo te contamos cómo utilizar los más famosos:

Arroz basmati: es una variedad procedente de la India, caracterizada por tener un grano largo y un exquisito sabor y aroma. Tiene un aspecto transparente y tras su cocción (muy rápida) permanece suelto, por lo que es recomendable utilizarlo como guarniciones o para saltearlo con verduras u otros alimentos ligeros.

Arroz glutinoso: es uno de los arroces más populares en China, aunque también se consume en todo el mundo. Conserva todo su almidón intacto y por ello los granos quedan pegados entre sí, por lo que resulta perfecto para elaborar sushi japonés o bolitas de arroz, por ejemplo.

Arroz salvaje: también se conoce como arroz de avena o agua. De grano fino, alargado, perfumado y muy oscuro, es más crujiente que otras variedades y combina muy bien con pescados y otros arroces cocidos.

Arroz redondo o bomba: es ideal para preparar paellas, aunque también se puede utilizar en cualquier plato en el que queramos que el arroz quede suelto, ya que difícilmente se pasa. Absorbe muy bien los líquidos y retiene todos los sabores de los caldos.

Arroz de grano largo: es el más consumido en Estados Unidos. De muy alta calidad, delgado y largo, necesita más tiempo para que se cueza y está recomendado para elaborar platos especiales, como el pilaf.

Arroz arborio: por su textura tan cremosa y por su aspecto homogéneo y consistente una vez ha sido cocido, el arborio es la variedad más recomendada para preparar platos de arroz cremosos, como arroz con leche o los famosos risottos italianos.

Arroz vaporizado: ha sido sometido a un tratamiento con vapor de agua que le aporta firmeza y un tono doraro. De grano largo, es rico en fibra y minerales, siempre queda suelto y nunca se pasa. Es ideal para preparar ensaladas, rellenar hortalizas y elaborar arroces caldosos.

Arroz integral: a diferencia de los demás, conserva su cáscara y piel, por lo que es oscuro, con más sabor y textura y más propiedades nutricionales (es muy rico en fibra y minerales). Tiene una cocción lenta, necesita más agua y es apto para elaborar cualquier receta, aunque combina muy bien con verduras o frutos secos.

Fuente: Cocinatis

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here