Qué sucede cuando el festejo de algunos se convierte en el sufrimiento de otros

El uso de la pirotecnia es considerado sinónimo de alegría y entusiasmo, pero estos productos también pueden ocasionar un verdadero peligro en la audición; temor o sobresalto en bebés, ancianos, en personas que sufren algún tipo de discapacidad y quemaduras.

No se puede dejar de aclarar acerca de la afectación en los animales domésticos y silvestres y también en el medio ambiente. También genera contaminación, ya que para su fabricación se utilizan sustancias como perclorato de potasio o amonio, que tras la explosión se dispersan en la atmósfera, y se concentran en aguas próximas a los lugares donde se los usa.

En las personas que manipulan los mismos o que están cerca, el estallido puede provocar lesiones auditivas. El oído presenta naturalmente un sistema de protección frente a la presencia de ruidos fuertes, pero actúa recién aproximadamente después de 10 centésimas de segundo, por lo que resultaría ineficaz ante el uso.

Está demostrado que una bomba de estruendo alcanza 190 decibeles, que es mucho más de lo que el oído puede soportar. Éste tiene la capacidad de tolerar sonidos hasta 90 decibeles sin ocasionar daños. En caso de bebés o niños, están aún más expuestos al daño, ya que su sistema auditivo es más vulnerable, por lo que se recomienda alejarlos de la cercanía de la explosión. Si se trata de niños más grandes, hay que recomendarles usar protectores auditivos.

LEÉR MÁS  Puntos blancos: qué son y cómo evitarlos

Posibles consecuencias del uso o mal uso de la pirotecnia

Pueden ir desde una pérdida de audición, por el daño de células del oído interno, entiéndase trauma acústico, muchas veces irreversible. Se recomienda consultar lo antes posible.

Otra posibilidad es la presencia de zumbidos (conocidos también con el nombre de acúfenos o tinnitus). Puede ser transitorio o permanente y su intensidad variable.

En algunas oportunidades, si la explosión es muy cercana, el oído puede sufrir de una granpresión sonora, y esto podría ocasionar la perforación de la membrana timpánica, algunas veces acompañada de sangrado, dolor y disminución de la audición.

LEÉR MÁS  Puntos blancos: qué son y cómo evitarlos

Más se complicaría el cuadro si además se presenta una crisis de vértigo, con mareos, náuseas y pérdida de audición por la vibración.

Asimismo, los olores que emanan de los residuos químicos post estallido también en algunas personas pueden producir sintomatología, como náuseas o vómitos.

No se puede dejar de mencionar el uso de cohetes de elaboración casera, resultando ser aún más peligroso, ya que podrían ocasionar graves explosiones produciendo accidentes más terribles.

Grupos más vulnerables

Para un grupo de personas muy vulnerables se requiere una extrema atención y son los ancianos que podrían no entender que está sucediendo y esto alteraría su sistema nervioso. Y los sacaría de su rutina asustandolos.

Y las personas con trastorno del espectro autista (TEA) en este caso en especial se trata de personas con una alta sensibilidad auditiva, generándoles un shock que puede ser muy perjudicial. Sus oídos son extremadamente sensibles, ellos tienden a taparse los oídos, y romper en llanto incontrolable, nerviosismo extremo, acarreando muchas veces consecuencias peligrosas como llegar a autolesionarse.

LEÉR MÁS  Puntos blancos: qué son y cómo evitarlos

En el caso de las mascotas, les genera un importante estrés, inestabilidad emocional afectando el sistema nervioso y como tienen una capacidad auditiva superior a la de los seres humanos (porque escuchan sonidos muchas veces imperceptibles), para ellos esta situación, es mucho peor de lo que imaginamos. Les puede causar taquicardia, náuseas, falta de aire, aturdimiento, miedo y en algunas ocasiones la muerte. También ocurre lo mismo con los animales silvestres.

Se recomienda para evitar su sufrimiento enmascarar el ruido con el sonido de la televisión, ventiladores o equipo de música; buscarles un lugar seguro; cerrar puertas y ventanas y evitar q salgan ya que podrían ante el susto escaparse. Otra opción es utilizar terapia calmante previa visita al veterinario.

Los fuegos artificiales otorgan un maravilloso espectáculo, pero son dañinos para la salud. Se debe aclarar que en caso de utilizarse, deben aplicarse medidas de seguridad, ser bien manipulados y usar los correspondientes protectores auditivos, ya que podrían ocasionar las más terribles de las desgracias.

Fuente: Stella Maris Cuevas / Conbienestar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here