Utilizar cremas para el rostro, hidratar el cuerpo con fórmulas hidratantes y tratar la piel de naranja suelen ser los cuidados más frecuentes, y que nunca olvidamos en nuestra rutina de belleza. Pero, ¿qué hay del escote? ”el cuello es una zona extremadamente sensible al igual que el rostro, ya que está todo el año expuesta a los rayos ultravioletas. Pero a diferencia del rostro, habitualmente no la cuidamos. Aún en las mujeres más descuidadas existe algún tipo de cuidado en la cara, pero son pocas las que tienen el hábito instaurado” expone Mariana Boggione, farmacéutica, responsable de Comunicación Científica de La Roche-Posay. Los cuidados en estas zonas son tan importantes como los del rostro, ya que se denotan rápidamente las primeras arrugas y los signos de la edad. Allí la piel resulta muy vulnerable porque no posee un buen sostén muscular, y es pobre en glándulas sebáceas. Además es muy fina, y se deshidrata con rapidez.

Cuidados cosméticos ”Para el cuello y el escote debemos tener los mismos cuidados que en el rostro, desde que comenzamos a cuidar la piel a partir de los 20, 25 años. Se deben utilizar los productos de higiene diaria extendiéndolos hacia el cuello, y los de tratamiento -como puede ser una hidratante, anti-edad o anti-manchas-, se deben emplear tanto en el cuello como en el escote”, explica la especialista. ¿Cuáles son los tips de aplicación? Siempre desde el centro hacia los extremos. Luego de aplicar la crema en el rostro, debemos pasar al menton, realizando movimientos desde el centro hacia los extremos (donde nacen las orejas), que es hacia donde va a ir todo el drenaje linfático. Después extendemos por el cuello, hacia la clavícula, y en el escote. Además de utilizar la crema de cuidado habitual del rostro, es importante que esta zona esté bien cuidada del sol. Boggione recuerda que ”tanto el rostro, como el cuello y el escote y manos son zonas muy expuestas a los rayos UV y de gran sensibilidad, por lo que debemos brindarle un cuidado especial, con índices de protección 15 o mas durante el invierno”.

Un guiño de la moda Saber elegir el tipo de prenda de acuerdo a nuestra forma de cuerpo es clave para lucir un buen escote. También va a ser imprescindible elegir adecuadamente la ropa interior.

Para bustos grandes:

El escote en V es perfecto, porque alarga y disimula el volumen.
El strapless es muy sentador, salvo que tengas una espalda muy ancha, ya que agrega volumen a los hombros.
El escote halter también te estiliza y soporta el busto.
Evitá grandes volados o drapeados.
Evitá colores llamativos o estampados.
Para bustos pequeños:

El corte imperio es ideal, porque enfatiza el busto.
También son muy sentadores los asimétricos.
El corte corazón es una buena opción, usalo con un buen push up.
Elegí volados, drapeados y bordados que den volumen en la zona del busto.
Las líneas horizontales y estampados también dan volumen.
El escote cerrado agranda el busto.
Fotografía: Agradecemos a Lipikar de La Roche-Posay.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here