Qué dice un nuevo estudio presentado recientemente al respeto

Que un hombre mayor se muera en la cama por culpa de un paro cardíaco durante el coito es un recurso muy usado en los guiones de películas y series de televisión. Sin embargo, no es nada probable que está situación se dé en la realidad, según un estudio reciente presentado en la American Heart Association’s Scientific Sessions 2017.

El corazón tiene un sistema eléctrico interno que controla el ritmo de los latidos cardíacos. Ciertos problemas pueden causar distintos tipos de arritmias. Durante una, el órgano puede latir demasiado lento, rápido o dejar de latir, en este último caso, se produce un paro cardíaco súbito.

El paro cardíaco se diferencia de un infarto en que en éste último el corazón suele continuar latiendo pero el flujo sanguíneo hacia el órganose encuentra bloqueado.

“En promedio en los Estados Unidos, solo el 10% o menos en realidad sobreviven a un paro cardíaco”, dijo el doctor Sumeet Chugh, autor principal del estudio y profesor de medicina en el Cedars-Sinai Heart Institute en Los Ángeles.

Para el estudio, Chugh y sus colegas examinaron los registros médicos de por vida de todos los adultos que murieron por un paro cardíaco repentino en Portland, en el estado de Oregon, entre los años 2002 y 2015. Analizaron un total de 4.557 casos.

Los investigadores clasificaron todos los que ocurrieron durante o hasta una hora después de tener relaciones íntimas: 34 casos, lo que equivale al 0,7%. De estos, 32 eran hombres. Es decir, que entre varones el 1% de los casos de paro cardíaco total se desencadenaron por sexo, mientras que para las mujeres fue del 0,1%.

El rango de edad de los pacientes que sufrieron un paro cardíaco durante el sexo fue de 34 a 83 años. Los problemas cardíacos y los medicamentos fueron factores comunes entre los fallecidos. Solo un tercio recibió reanimación cardiopulmonar. “Si este evento devastador ocurre, la pareja no debe dudar en realizar RCP, ya que potencialmente aumentará las posibilidades de supervivencia”, advirtió Chugh.

Y concluyó: “A grandes rasgos, es raro que las relaciones sexuales sean un desencadenante de un paro cardíaco repentino”. Ésta es una preocupación muy común entre aquellas personas que tienen alguna afección en el corazón o sufrieron un evento cardíaco. Este nuevo estudio podría darles un poco más de tranquilidad.

Fuente: Conbienestar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here