Esta es una pregunta frecuente en las consultas de pediatría y cuyas respuestas fueron cambiando con los años

¿Qué zapatos son los adecuados para el niño? Esta es una pregunta frecuente en las consultas de pediatría. Hace unos años se aconsejaban zapatos rígidos que sujetaran el tobillo, pero estas recomendaciones han cambiado en los últimos años.

Los podólogos infantiles y ortopedas-traumatólogos recomiendan uno flexible y que no comprima ni sujete en exceso el pie, ya que esto forzaría la musculatura, evitaría el desarrollo correcto del pie y podría dar lugar a apoyos incorrectos.

Así, una suela muy rígida impide al bebé doblar los dedos adecuadamente, obligando a pisar con el pie más plano y levantando más las rodillas. La recomendación es que el niño o bebé camine descalzo siempre que se pueda, o con calcetines antideslizantes.

LEÉR MÁS  A mi hijo le salieron manchas en los dientes, ¿qué hago?

Consejos para elegir los zapatos del bebé según las diferentes edades:

1. En los primeros meses de vida deben elegirse calcetines o patucos suaves, para que no dificulten el movimiento de dedos y pies.

2. En la etapa de gateo el bebé puede ir descalzo o con calcetines antideslizantes, y en el exterior con zapatitos que se adapten bien a su piel y con suela flexible. No se recomiendan las hebillas, pues pueden causar erosiones en el dorso del pie. No se les debe forzar a andar ni a mantenerse de pie, ni deben utilizarse andadores (taca-taca).

3. En la etapa de los primeros pasos también hay que procurar que vaya descalzo o con calcetines el mayor tiempo posible en interiores. En exteriores utilizará un zapato flexible que no le cubra el tobillo, pero que esté reforzado en la parte posterior y laterales (contrafuerte).

LEÉR MÁS  ¿Tenés brackets? Tips a tener en cuenta a la hora de empezar un tratamiento

4. En los primeros años se fomenta la autonomía si los zapatitos tienen velcro, ya que se los pueden poner y quitar solos.

Cómo debe ser el zapato de los niños:

– La forma debe ser amplia, con la parte delantera flexible.

– El empeine debe estar hecho con piel blanda, la suela será flexible y antideslizante, la altura no debe superar los maleolos (el tobillo).

– Es conveniente que el zapato sea utilizado sólo por un niño, ya que cada niño pisa de una forma diferente.

LEÉR MÁS  Cinco tips para cuidar tu piel en invierno

– En verano las sandalias deben ir bien atadas, sin elementos entre el primer y el segundo dedo.

Durante los primeros 10 años de vida en que el pie crece muy rápidamente, debe revisarse al menos una vez al mes si el calzado se les ha quedado pequeño:

1. Podemos comprobar que el dedo más largo del pie (el primero o a veces el segundo) quede a 1,5 cm de la puntera. Ante la duda mejor un zapato algo grande que muy ajustado.

2. Introducir sin demasiado esfuerzo el dedo índice entre talón y zapato.

3. Vigilar que no haya zonas enrojecidas en el pie, pues podría indicar presión excesiva del zapato.

Fuente: Guía infantil

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here