En tiempos en que cada vez son menos las parejas que deciden sellar su relación pasando por el registro civil, los mayores de 40 años están más propensos a dar este paso.

Mientras que en 2012 el porcentaje de matrimonios celebrados por parejas de entre 40 y 50 años era de 11,4%, en 2013 la cifra creció a 12,7 por ciento.

Se trata del número más elevado de los últimos cinco años, período en que fue subiendo gradualmente. Se trata de datos oficiales del Registro Civil del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, consignados por el diario BAE.

También los mayores de 50 años están preparando la pluma para firmar la libreta. Si en 2012 representaban el 10,4% de los matrimonios, el año pasado la participación ascendió a 12 por ciento.

Muchas de estas parejas maduras llegan al beso bajo la lluvia de arroz después de años de convivencia, con divorcios o historias anteriores que llegaron a su fin y ahora van por más.
Algunos tienen hijos propios, otros tienen hijos de relaciones anteriores.

Andrea Gómez, psicóloga, sexóloga y autora del libro Sexualidad, pareja y embarazo. Mitos y verdades, se anima a arrojar algunas hipótesis para explicar esta tendencia. ”Es posible que la gente de esa edad pasó ya por la etapa de tener otras parejas. Apuestan ahora a una unión más madura. Buscan la protección legal. Como están más grandes, contemplan dejar cierto reaseguro por si alguno de los dos ya no está en un futuro”, explica.

De todas formas, considera que en líneas generales hoy las parejas, cuando toman una decisión de estas características, están ya más desapegadas de los mandatos sociales o culturales. ”Se guían más por lo que van sintiendo”, agrega.

En el sitio Casamientos.com.ar, que brinda información para quienes están organizando su boda, también destacan que cada vez más mujeres dan el paso de casarse a partir de los 40 y se ofrecen recomendaciones para que las novias de esa edad elijan su vestido soñado. Recomiendan sobriedad.

Lejos del sueño del vestido blanco y la boda con confites, casarse ya no parece ser un acto que tenga tanta popularidad por estos días.

En 2013 la cifra de matrimonios celebrados bajó de los 12.637 que se habían concretado el año anterior a 11.629.

Se trata del porcentaje más bajo de los últimos cinco años. En 2010 se vio un pequeño repunte y superaron los 13.000, pero se mantuvieron en baja gradual desde entonces.

”La gente opta más por la convivencia, se animan más a convivir. Consideran que la unión está garantizada más por lo afectivo que por un trámite. Además, están menos alcanzados por el mandato social”, sostuvo Gómez.

Las parejas que están en los veintipico se inclinan cada vez menos por dar este paso.

En cinco años los matrimonios realizados por parejas que están entre los 20 y los 30 bajaron su participación en 10 puntos porcentuales del total. Mientras en 2009 representaban el 38,2%, el año pasado llegaron sólo al 28,3% del total.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here