Ciertos horarios y hábitos ayudan a maximizar los beneficios de esta bebida, muchas veces cuestionada

Sin llegar al abuso, el café tiene propiedades muy beneficiosas, que según un estudio se potencia según los horarios.

Entre las 13.30 y las 17 horas es un buen momento para beberlo ya que no interviene en la producción natural del cortisol, la hormona del estrés. A esa conclusión llegó el neurólogo Steven L. Miller, de la Universidad de Medicina de Dartmouth (EUA) que estudió cómo afecta el café al cortisol.

Según sus conclusiones, la liberación de la hormona se produce en unas horas concretas del día para que el cuerpo se despierte de manera natural.

Sus resultados indican que de 8 a 9 de la mañana tampoco es recomendable tomar esta bebida. Sin embargo entre las 9.30 y las 11.30 horas, clásica pausa en las jornadas laborales, es otro buen momento. A esa hora el cuerpo dejó de producir cortisol y el organismo puede beneficiarse de la cafeína.

LEÉR MÁS  Cinco alimentos hechos a base de huesos de animales

Asimismo, el neurólogo precisó que a partir de las 17.30 el café interfiere también en el cuerpo. Con lo cual, tampoco es una bebida a elegir en el caso de una merienda tardía. Si en esos horarios que el cuerpo produce cortisol consumís alguna bebida excitante, como el café, hace que el cuerpo produzca esta hormona en menos cantidad y, de ese modo, crece la dependencia.

Recomendaciones

El reconocido sommelier de café Nicolás Artusi, en diálogo con el portal Conbienestar, explicó que “depende de la hora que uno se levante, porque la liberación de cortisol está relacionada con el ciclo de sueño que uno tenga”. Si bien aclaró que es preferible pasadas las seis de la tarde no ingerir más, porque tiene un efecto que puede durar hasta horas.

LEÉR MÁS  Cómo controlar la ansiedad ante los exámenes

Pero los horarios son solo un factor a la hora de tomar café para que no sea perjudicial. Artusi dio varias recomendaciones para que los amantes de esta bebida puedan disfrutarla al máximo.

Lo primero que aconseja es tomarlo solo sin ningún tipo de agregado. “El café es 98% agua y 2% de café, si no le añadís ni azúcar ni leche tiene 0 calorías. Y eso no solo es por salud, sino por el disfrute y gusto que es al natural”, precisó.

Para que el nivel de cafeína que consumís no sea tan elevado es mejor elegir ristretto o el americano. “Lo que siempre importante es la cantidad de agua con la que prepares el café. El alcaloide es una droga natural, se activa la cafeína con el agua; cuanto menos agua tiene la bebida menos cafeína presenta”.

LEÉR MÁS  Diez tips para que el maquillaje te dure en verano

“En otros países como en Estados Unidos por lo general donde se toman otros tipos de café, éste es un aperitivo o se toma al principio de la comida acompañado como consecuencia de que es más aguado y menos potente”, añadió el experto.

En cuanto a la cantidad, tomar hasta tres tazas al día es beneficioso para la salud. Finalmente, elegí un café tostado natural no torrado, que es lo que hace que se mantenga puro y que no engorde. En ese proceso artificial se le agrega azúcar al realizarse a tan altas temperaturas. Eso crea película en el grano que además enmascara y tergiversa su sabor”.

Fuente: Conbienestar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here